Policía regresa $30 mil pesos y salva una vida

El policía que devolvió a su dueño 30 mil pesos olvidados en un baño, supo que era para comprar oxígeno

Policía regresa $30 mil pesos y salva una vida
LUNES NORMAL Norberto Sánchez, motopatrullero de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, dialogó con jóvenes ayer por la tarde.

“Aunque fuera un millón de pesos, lo devolvería a su dueño porque ese dinero no era mío”, afirmó tajante Norberto Sánchez, motopatrullero de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), quien cobró notoriedad por su honradez.

Tras rememorar cómo encontró 30 mil pesos en una cangurera olvidada en un baño público del mercado Ernesto Pugibet, en el barrio de San Juan, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, indicó que no dudó en devolver el dinero porque así se lo enseñaron y porque estaba seguro que era para algo importante.

En la bolsa, entre otros objetos, halló varios números telefónicos y tras pedir apoyo a sus compañeros para que se quedaran en su lugar, marcó a todos, hasta que le contestó una mujer, quien en algún momento del diálogo, sospechó que se trataba de un engaño.

Era la esposa del hombre que había olvidado la mochila con el dinero en efectivo

El uniformado contactó a Andrés, dueño de la cangurera; fue entonces que se enteró que el dinero era para comprar un tanque de oxígeno.

“Pues ya venía corriendo. Vi cómo llegó, me abrazó y pues le pregunté por qué traía el dinero. Me respondió que era para comprar el oxígeno para su esposa, que lo consiguió a buen precio”, comentó.

Norberto, quien fue reconocido como Policía del Mes, en octubre y noviembre de 2019, relató que siempre quiso formar parte de esta corporación y continuará realizando su trabajo con honestidad para incluso lograr llegar a ser, algún día, secretario de Seguridad Ciudadana.

“Me gustaría mucho (ríe) superarme más y más, y si hay la oportunidad, y si Dios me lo permite, y sigo haciendo buenas acciones, igual existe una oportunidad de serlo, ¿por qué no?, reflexionó.

En la charla con El Heraldo de Mexico, Norberto Sánchez reconoció que los 30 mil pesos lo habrían ayudado a pagar 35 mil pesos de la titulación de su esposa que próximamente se recibirá como licenciada en enfermería, y aún así no pensó en llevárselos consigo.

“Soy humano, pero no me sentiría contento de no hacer mi sacrificio y pagarle lo que falta a mi esposa que se graduará; ese dinero lo tenía que devolver porque había indicios de que era para un tanque de oxígeno”, reflexionó.

Casado, con dos hijos, una niña de ocho años y un niño de cuatro, el motopatrullero aseveró que surgió desde abajo, y donde lo pongan seguirá con su trabajo con honradez, responsabilidad y lealtad.  

 

Por Almaquio García


Compartir