Sedesa afirma que uso de ivermectina reduce los efectos graves ocasionados por el Covid-19

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México presentó evidencia científica sobre los efectos del medicamento ivermectina contra los efectos del Covid-19

Sedesa afirma que uso de ivermectina reduce los efectos graves ocasionados por el Covid-19
Los estudios sobre los beneficios de la ivermectina contra el Covid-19 se han realizado en Australia, Texas, Florida, España e India, así como en América Latina, África y Asia. Foto: Especial

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) informa que el uso del medicamento conocido como ivermectina ha mostrado en diversos ensayos clínicos su eficacia para reducir la gravedad y la mortalidad ocasionada por el virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad Covid-19.

Estudios in vivo realizados en Australia, Texas, Florida, España e India, así como en América Latina, África y en Asia muestran, de acuerdo con la institución, su efecto positivo tanto para reducir la carga viral y, con ello, la letalidad de la enfermedad, así como la tasa de mortalidad causada por el virus.

Los trabajos que avalan el procedimiento de Salud, que se apega a los más altos estándares éticos y médicos, se pueden consultar en la liga: https://covid19.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/evidencia-cientifica-sobre-el-uso-de-ivermectina-para-covid-19.

La ivermectina es parte de la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con un historial probado de seguridad clínica en uso humano. El medicamento es bien tolerado y no es tóxico para el Sistema Nervioso Central (SNC) en dosis hasta 10 veces la recomendada. Se ha utilizado como agente antiparasitario, aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA de Estados Unidos).

Además de su seguridad y tolerabilidad, en años recientes se realizó el descubrimiento, de su eficacia como agente antiviral in vitro, toda vez que desactiva las proteínas virales y limita la infección por virus RNA como el DENV 1-4, el Virus del Oeste del Nilo, la Encefalitis Venezolana Equina, Influenza, el Virus de la Fiebre Amarilla, Chikungunya Virus y el Coronavirus-1.

Presentan pruebas 

Su eficacia clínica ha sido probada por instituciones de salud, tanto en Estados Unidos como en otros países. Un grupo de médicos expertos en cuidados intensivos, llamado Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC / Alianza de cuidados intensivos de primera línea COVID-19), revisó la evidencia sobre los efectos de la ivermectina en las infecciones por el virus SARS-CoV-2. Su conclusión es que la evidencia sobre la ivermectina "demuestra una fuerte señal de eficacia terapéutica" y recomendaron su adopción de manera global y sistemática para la profilaxis y el tratamiento de COVID-19.

Por ejemplo, en Australia comprobaron que a las 24 horas del suministro de ivermectina en pacientes infectados por COVID-19 hubo una reducción de 93 por ciento en el RNA viral. A las 48 horas el efecto aumentó en aproximadamente 5 mil veces la reducción del RNA viral en las muestras tratadas. No hubo toxicidad celular en ninguna de las concentraciones probadas.

Otro caso de evidencia se pudo probar en Texas, en donde se concluyó que la terapia ambulatoria temprana (en casa) es segura, accesible y asociada a tasas bajas de hospitalización y muerte. El tratamiento temprano debe considerarse para pacientes de alto riesgo como una medida emergente.

En suma, la Sedesa considera que debido a la alta seguridad clínica de este medicamento, se recomienda el uso compasivo de la ivermectina ante una situación de emergencia sanitaria, toda vez que su uso no causa efectos negativos en la salud y por el contrario, ha sido avalada por 29 estudios que muestran su utilidad en etapas tempranas, 12 estudios con evidencia positiva en profilaxis, y 14 estudios con evidencia como tratamiento en casos moderados (se pueden consultar en la siguiente liga: https://www.researchsquare.com/article/rs-148845/v1).

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México señala que el uso de la sustancia se recomienda exclusivamente en pacientes con diagnóstico de neumonía leve o neumonía moderada estables, y candidatos potenciales para recibir atención domiciliaria, que equivalen a 10 o 15 por ciento de la población afectada.


Compartir