Familiares de estudiante de la FES aseguran que su detención busca reprimir movimiento

Familiares de estudiante de la FES aseguran que su detención busca reprimir movimiento

Los familiares de Tania Elis Hernández, estudiante de la FES Acatlán detenida el pasado 25 de agosto, acusada de participar en actos de vandalismo en las instalaciones de la facultad, aseguran que su detención busca callar el movimiento feminista que encabezaba la joven y están exigiendo su inmediata liberación.

La estudiante de sexto semestre de Sociología, actualmente se encuentra recluida en el Centro de Readaptación Social de Santiaguito en Almoloya de Juárez.

Omar Hernández, hermano de Tania Elis, señaló que su familia no cuenta con los cuatro millones de pesos que les está exigiendo jurídico de la FES Acatlán, por la restitución de los daños provocados en sus instalaciones en abril pasado, durante el incendio provocado, en el que presuntamente participó la universitaria.

La alumna de excelencia académica, que encabezaba un movimiento feminista denominado “Argüenderas y Revoltosas”, en el que se denunciaron los casos de acoso sexual, por parte de profesores, alumnos y administrativos en contra de las estudiantes.

[nota_relacionada id=1250067]

Autoridades tienen identificados a otros dos estudiantes

Destacó que a pesar de que las autoridades tienen identificados a otros dos estudiantes que participaron en el incendio provocado en la FES Acatlán, hasta el momento la única detenida es Tania Elis.

“Buscamos a la representante jurídica de la FES, para manifestar nuestra disposición de reparar los daños, aunque los cuatro millones nos parecen excesivos y no los tenemos; pero planteamos la forma de resolver la situación”.

“Su respuesta fue que no es tan fácil, porque a Tania ya la tenían identificada por participar en otras confrontaciones; entonces, ya es una cuestión personal, entre la parte jurídica y el director del plantel contra mi hermana”.

Omar Hernández aseguró que en abril pasado, cuando Tania Elis, junto con otros estudiantes que tenían tomados dos cubículos de la FES, fueron agredidos por un grupo de encapuchados, con el consentimiento del jefe de seguridad de la institución, Erasmo González Castro, para desalojar las instalaciones.

“Cuando intentaron salir del plantel, para solicitar ayuda, le hablaron a la policía, pero nunca llegó. Al ver en riesgo su vida, ellos deciden quemar un ala del edificio, para llamar la atención de los servicios de emergencia, para salir con vida”.

Los familiares de la estudiante buscan que el proceso se siga bajo resguardo domiciliario. [nota_relacionada id=1250067]

Por Leticia Ríos

DRV


Compartir