Profepa investiga porqué castraron al amigable oso negro de Nuevo León

La Procuradora Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ordenó que se investigue el porqué de la decisión de castrar al amigable oso negro de Nuevo León, para lo que se ha solicitado la remisión de las constancias documentales que la sustenten

Con base en una denuncia de la dirección de Protección Civil del estado, la Profepa tuvo conocimiento de la presencia oso macho joven de aproximadamente 96 kilos, marcado con un arete 34, que se encontraba socializando con paseantes en el Parque Chipinque, ubicado en el municipio San Pedro Garza García.

Estudios al oso

Una vez activado el protocolo de Vida Silvestre, personal de Protección Civil, Bomberos, Parques y Vida Silvestre de Nuevo León y la Profepa, procedió a la captura, contención y manejo del oso, al igual que el traslado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León para realizar estudios rutinarios de biometría hemática, química sanguínea, ectoparásitos y endoscopía, entre otros.

La ingeniera Elva Griselda Garza Morado, encargada de la Delegación de la Profepa, informó que el médico veterinario zootecnista, Rogelio Carrera Treviño, consideró que debido al comportamiento errático del oso que volvía en varias ocasiones a alimentarse de basura en la zona, por su seguridad y de la población, era necesario que se le practicara una orquiectomía bilateral -castración- antes de su traslado y fue autorizado por Martín Vargas Prieto, director general de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros de la Profepa.

[nota_relacionada id=1185967]

Monitoreo del ejemplar

Asimismo el Médico Vargas Prieto manifestó que la castración del ejemplar debía realizarse para evitar el movimiento artificial y reproducción de ejemplares de las subespecie de osos, así como para reducir el comportamiento de desplazamiento y la probabilidad de que se enfrentara con otros osos.

Antes de que se libere, se colocó al ejemplar un collar de telemetría proporcionado por Carlos López González, investigador de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro, para su monitoreo y ubicación.

[nota_relacionada id=1185999]

Por: Redacción Digital El Heraldo de México

DRV


Compartir