Haz tu denuncia aquí

El caso que inició el confinamiento

El primer contagio de COVID-19 en Heraldo Media Group llegó el 27 de marzo con la conductora, quien de inmediato alertó a sus compañeros de trabajo

NACIONAL

·

Un fuerte dolor en el pulmón alertó a Ana Narro de un posible contagio de COVID-19, mismo que fue confirmado más tarde por un estudio clínico que reveló que, al menos en el caso de la conductora de radio y televisión,  no era necesario tener la sintomatología común, como padecer fiebre, para ser portador del virus.

El primer caso de COVID-19 en Heraldo Media Group llegó el 19 de marzo con Ana, quien de inmediato alertó a sus compañeros de un posible contagio y así se tomaron las acciones necesarias para evitar la propagación de la enfermedad.

Actuaron muy bien. Mandaron a más de 80 por ciento de los trabajadores a sus casas y se mostraron preocupados por mi salud”, dijo.

Luego de la alerta de contagio, El Heraldo pasó a ser uno de los primeros medios en México en implementar el home office como medida sanitaria, aunque por ser considerada actividad esencial, muchos de los conductores de radio y televisión aún acudían a las oficinas, siempre respetando la distancia y las nuevas medidas.

Para Ana, el panorama cambió mucho, ya que la enfermedad sólo le permitió continuar con radio a distancia, mientras que en tele suspendió su participación por completo, hasta que pasó el tiempo de aislamiento y se recuperó del virus.

No obstante, la presencia de COVID-19 en su organismo ya la había hecho parte de las estadísticas y con ello también llegaron vivencias similares a las expuestas por personas con el virus, entre ellas la discriminación.

Me hablaron de la administración de mi casa para saber si podían ponerle cloro a mi puerta y limpiar el pasillo”, mencionó. 

Sin embargo, aseguró que fuera de ello lo máximo que recibió fueron pequeñas bromas y apodos.

Como figura pública, Ana respondió algunas preguntas en redes sociales sobre cómo era vivir con el virus, aunque se reserva sus comentarios para evitar confusiones, ya que en una situación como la actual prefiere delegar esa responsabilidad a los expertos.

En cuanto a las medidas utilizadas en la "nueva normalidad", ella no descarta que sean funcionales, aunque tienen algunas carencias.

"Cada que me toman la temperatura para entrar a un lugar me da risa porque a mí no me dio fiebre", destacó.

Con el apoyo de su familia y compañeros, Ana pudo superar la enfermedad y volver al trabajo, mismo en donde abre foros con expertos para hablar sobre el virus y así poner su granito de arena para evitar más contagios. [nota_relacionada id=1180852]

Por Frida Valencia

eadp

Escucha aquí nuestro exclusivo podcast de Coronavirus: