A Elizabeth la asesinaron a unos metros de sus hijos; la pandemia le roba la justicia

María Elizabeth Orea Méndez era maestra en una secundaria, le arrebataron la vida el Día de San Valentín; hoy su familia exige justicia en medio de la pandemia por Covid-19

A Elizabeth la asesinaron a unos metros de sus hijos; la pandemia le roba la justicia
María Elizabeth Orea Méndez víctima de feminicidio. |Que Nadie Nos Olvide

El que lees aquí pudo ser el nombre de tu mamá o el de tu hermana, quizá el tuyo, pero no es momento que pensar en eso, es tiempo de que conozcas quien fui y lo que ya no puede llegar a ser, porque conmigo se cometió un feminicidio, uno de esos que suma en las estadísticas. 

Mi rostro lo vas a poder ver en las redes sociales entre las palabras que el dolor hace fluir a los que me querían y que hoy exigen justicia por mi feminicidio. Mi nombre María Elizabeth Orea Méndez, mi edad 33 años, maestra de grado y de profesión, madre de Jorge y Leonardo, hija, hermana, prima, sobrina y compañera…

La neuroeducación era mi fuerte, estudié una licenciatura en educación física, una maestría en pedagogía, tomé ya no sé cuántos cursos, era ponente en conferencias y simposios; hasta el 14 de febrero de este 2020 trabajaba para ser la coautora de un libro, la verdad es que “no paraba”. 

Escucha la historia del feminicidio de Eli

Viví en Puebla, la Secretaría de Educación Pública me dio mi plaza como maestra enseguida de hacer el examen en el municipio de San Martín Texmelucan y gracias a mis conocimientos, rápidamente tuve ascensos laborales. Me compré una casa, me compré un carro, aún sin saber manejar, ¿ya aprendería no?

Así como se dice popularmente “era el alma de la fiesta”, me gustaba bailar. Los chiles en nogada que yo preparaba quedaban excelentes y no dudaba en invitar a la familia para degustarlos; además, bordar también era parte de mi vida y lo hacía muy bien. 

Jamás me faltó tiempo para mis hijos Jorge y Leonardo, mi trabajo, mis estudios o mi familia; de hecho, hasta tenía divertidas salidas con mis compañeros. A la fecha, el cómo me daba la vida para hacer tantas cosas sigue siendo una interrogante para los que me quieren. 

Estudié la licenciatura en el Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, ahí me enamoré de Jorge Ernesto, nos casamos, nacieron los niños y todo corría bien, hasta que el alcoholismo de él comenzó a jugar en contra, las aportaciones económicas en casa comenzaron mermar cada vez más, situación que era insostenible; nos separamos en 2017, sin embargo, estaban nuestros hijos. 

Él podía verlos los fines de semana, venía a casa por ellos el viernes y los regresaba el domingo, así funcionaron las cosas por un tiempo, hasta que en diciembre de 2019 decidí de “manera oficial” solicitar el divorcio...

Feminicidio de María Elizabeth Orea

Se celebraba San Valentín, era viernes 14 de febrero de 2020, Elizabeth Orea, Eli como la llamaban sus seres queridos, se disponía a preparar a sus hijos para que pasaran el fin de semana con su padre, todo parecía normal, como había sido desde 2017 cuando le pusieron fin a la relación que habría iniciado en 2005. 

#QueNadieNosOlvide | Josu00e9 Ramu00f3n fue hallado al lado del cuerpo de su esposa Isabel, las autoridades su00f3lo lo acusaron de narcomenudeo.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, July 2, 2020

Jorge Ernesto entró a la privada en la que vivían sus hijos en su carro, lo vieron el vigilante y los vecinos, no pasó mucho tiempo, los niños subieron al vehículo, él también, avanzaron unos metros, salieron de la privada y se detuvieron, Jorge se estacionó y regresó a pie a casa de Eli. 

Se escucharon gritos y minutos después, él salió corriendo por la calle, se subió al coche y arrancó, los niños notaron que su padre tenía el rostro arañado, pero no se dijo nada. 

Todos llegaron a la casa de los abuelos paternos, se vio a Jorge llorar, pero nada más. Transcurrió la noche y a la mañana siguiente dijo “ahorita regreso”. Hasta este agosto de 2020 no se sabe a dónde fue. 

“Vayan a dormir, ya no se puede hacer nada”

Los vecinos notaron lo que pasaba en casa de Eli y llamaron a la policía, cuando ésta llegó, la madre de Leonardo y Jorge yacía en el piso, se notificó a los servicios de emergencia y llegaron sólo para dar el parte médico: María Elizabteh había sido asesinada, estrangulada, con un cable. 

Pasó entre las 15:00 y las 16:00 horas, para cuando pudieron localizar a la familia de Eli y ellos se lograron trasladar desde la ciudad de Puebla a San Martín, ya eran las 19:00 horas. Las autoridades alegaron que “ya no se podía hacer nada” y los “mandaron a dormir”, instrucción que no se siguió. 

#QueNadieNosOlvide | Miguel apuu00f1alu00f3 a Areli durante una reuniu00f3n con amigos en su propia casa.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, July 23, 2020

El caso se catalogó como feminicidio por la relación que tenía con el principal sospecho, sin embargo, no se ordenó prisión preventiva y Jorge huyó. La diligencias comenzaron hasta el día sábado 15 de febrero a partir de las 9:00 horas en lo que llegaba el personal, así el cuerpo de Eli fue entregado a su familia hasta la madrugada del 16 de febrero. 

Fue hasta el 20 de febrero cuando se giró la orden de aprehensión, a pesar de las declaraciones de testigos clave que habían visto a la expareja de Eli salir corriendo de la calle no se ordenó de inmediato al prisión preventiva. 

Es de mencionar que en Puebla está activa la Alerta de Género, pero las autoridades no saben cómo funciona, comenta Aglaé Méndez tía de Eli. 

 

La culpa la tiene el Covid-19

Para finales de ese febrero se comenzaron a dar a conocer los primeros casos de Covid-19 en el país. Las actividades no esenciales comenzaron a parar, entre ellas, las desarrolladas en los juzgados. 

 

“Comienzan a disminuir las plantillas de las instituciones y pues el caso queda prácticamente olvidado. Hicimos mucha presión en redes, mandando mensajes a Fiscalía y a varias instituciones y es algo que realmente no se ha logrado pues absolutamente nada”, denuncia Aglaé. 

La voz de la familia exigiendo justicia no se escuchaba, las redes sociales se convirtieron en su canal, pero el Twitter de Aglaé fue bloqueado por sus constantes mensajes en los que arrobaba al presidente López Obrador y su con Facebook ya no puede hacer ningún comentario en la cuenta del Gobierno de Puebla. 

En la búsqueda de atención sólo la Secretaría de Igualdad Sustantiva del estado y la senadora Nancy de la Sierra Aramburo, contestaron por redes la petición de la familia; sin embargo, no ha servido de mucho. 

A 15 días del feminicidio, el fiscal encargado pidió licencia y entró Gilberto Higuera Bernal a tomar funciones, esta situación también es un argumento en la ineficacia al otorgar justicia para Eli. 

#QueNadieNosOlvide | Diana respondiu00f3 por la madrugada una llamada de su madre, le dijo u201cya voyu201d, pero no le permitieron llegar con los suyos.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, May 21, 2020

La cita con la familia en la Fiscalía se pospuso de abril para mayo y ésta también se canceló, hasta ahora no se ha agendado otra. La visita de elementos de esta misma dependencia a la casa de Elizabeth se dio hasta el 25 de junio y las cosas siguen igual.

A la familia, personal de la fiscalía le dijo: 

“Es que ustedes lanzaron un periodicazo, las cosas se hubieran hecho mejor”...

A Jorge no se le ha buscado, sus padres refieren no saber nada de él desde el momento en que salió de casa. Es la familia de Eli quien a través de las redes sociales comparten la fotografía para su localización, pero de a su probable asesino nadie más lo busca.

María Elizabeth Orea víctima de feminicidio
María Elizabeth Orea Méndez 

 

El de Maria Elizabeth Orea Méndez fue un feminicidio. 

Por Paola Sánchez Castro

Edición: María José Serrano Carbajal 

Diseño: Ana Navarro e Ingrid Almaraz

Conoce más casos de feminicidios en Que Nadie Nos Olvide

 


Compartir