Haz tu denuncia aquí

Contienen covid en cárceles

NACIONAL

·

Sometidas a un estricto cerco sanitario, en las 13 cárceles de la Ciudad de México, donde hay 26 mil 413 personas privadas de su libertad, se reportan 73 casos positivos de COVID-19 (0.27 por ciento).

Durante la pandemia, suman 54 decesos registrados (0.2 por ciento), pero en las últimas tres semanas no se reportan fallecidos o contagios en los centros penitenciarios, informó Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno de la CDMX.

El cerco sanitario, dijo, incluye pruebas a todo nuevo ingreso, por lo cual ya suman cuatro mil 607 diagnósticos. El 18 de mayo se acordó el uso obligatorio de cubrebocas para todos los presos.

Para disminuir las visitas presenciales, desde el 21 de marzo se inició el uso de la videollamada entre los presos y sus familiares, las cuales ya suman ocho mil comunicaciones. A partir del 20 de abril se limitó la visita presencial a una persona por reo. El 11 de mayo se suspendió la visita íntima, incluso la denominada interreclusorios.

Con esas y más medidas, la secretaria de Gobierno precisó que la visita presencial disminuyó entre 70 y 75 por ciento.

El protocolo de atención ante el COVID-19 en el Sistema Penitenciario comenzó su aplicación el 16 de marzo, con observaciones y comentarios de las comisiones de Derechos Humanos local y nacional, que realizan recorridos continuos para certificar la atención.

“Hay filtros de salud e higiene para el acceso a los reclusorios con toma de temperatura y gel antibacterial. Además, se llevan a cabo jornadas de sanitización

“Se entregaron computadoras en todos los centros para que las personas privadas de la libertad pudieran comunicarse con sus familiares a través de videollamadas”, dijo Rodríguez.

El 19 de mayo inició la colocación de micas en bases de madera desmontables en las mesas de convivencia durante los días de visita familiar, para respetar la sana distancia, y comenzó la instalación y operación de 12 cabinas sanitizantes en los accesos a los centros penitenciarios, mediante una donación del IPN.

En las cárceles hay zonas COVID-19, especiales para la atención de sospechosos y positivos. El servicio también se aplica en el Centro de Sanciones Administrativas, El Torito, donde llegan, entre otras, personas detenidas por conducir en estado de ebriedad. [nota_relacionada id=1140725]

Las áreas cuentan con camas con separación entre las personas, ventilación, limpieza y desinfección, baño independiente del resto de la población, así como lavabo con agua, jabón y toallas de papel o solución a base de alcohol.

Por Manuel Durán
lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus

Temas