Sin nuestras hijas, la celebración no existe: padres de víctimas de feminicidio

Sin nuestras hijas, la celebración no existe: padres de víctimas de feminicidio
Sin nuestras hijas, la celebración no existe: padres de víctimas de feminicidio

Abel Sevilla, sostiene la fotografía de su hija, la coloca en el piso a lado de decenas de cruces rosas recién pintadas, acomoda una manta donde resalta la palabra “justicia” de cara a Palacio Nacional.

Su primogénita, la doctora Jessica Sevilla Pedraza, de 29 años de edad, fue asesinada el 4 de agosto del 2017, en el Estado de México. Desde entonces ninguna persona ha sido sentenciada por su muerte.

Tras festejar el cumpleaños de su padre, Jessica fue desaparecida. Hoy Sevilla narra cómo fue el proceso y cómo se ha transformado su vida, “llegué al ministerio público a las 9 de la mañana, salí el sábado de madrugada sin respuesta, yo la busqué cada minuto, el domingo 6 de agosto me avisaron que encontraron un cuerpo con sus características y por desgracia era ella, desde entonces se terminó cualquier celebración para mí, terminaron con mi vida al arrebatármela, pero hoy me mantengo con vida solo para levantar la voz.”

[nota_relacionada id= 1100635]

Mientras Abel regresa a armar cruces de madera, un hombre pinta el nombre de Karen Ruíz en uno de los objetos, se trata de su padre Armando, quien también se ha sumado a la protesta permanente para exigir castigo a los responsables y la atención a la violencia de género en el país.

Mientras Abel regresa a armar cruces de madera, un hombre pinta el nombre de Karen Ruíz en uno de los objetos. Foto: Leslie Pérez

Antes de cumplir 23 años, Karen fue asesinada en junio del 2018 en Hidalgo, hasta hoy no hay ningún castigo al responsable de su feminicidio. Armando, narra que fue en agosto del año pasado, cuando se capturó a un presunto responsable, sin embargo, no se ha hecho ningún juicio y ahora temen se le dejé en libertad: “ acudí a levantar la denuncia cuando desapareció y la respuesta fue “a lo mejor al rato regresa se fue con el novio” y que tenía que esperar, desde ese segundo me convertí en detective, en mi propio policía, el tiempo es un infierno porque piensas que cada minuto es crucial, y pensaba que si la habían secuestrado yo podía salvarla, porque las autoridades solo querían dejarlo pasar”.

Para el señor Ruíz, su misión luchar hasta obtener justicia, pues afirma hoy parece se protege más a los asesinos que las víctimas directas e indirectas, “estamos ante un gobierno que niega la existencia de los feminicidios, yo nunca pensé estar en este lugar, es momento de gritar hasta que nos escuchen y no quedé ni un asesino en libertad, yo no puedo celebrar cuando sé que nunca más veré a mi niña”.

[nota_relacionada id= 1100638]

Sandra Soto integrante de “Los machos nos matan en México” afirma que se sumaron con un plantón de familias de víctimas de feminicidio con la finalidad de obtener ayuda y recursos para brindar apoyo psicológico y de salud para madres, padres y familiares de mujeres asesinadas, ya que “muchos padecen parálisis facial, depresión severa, y desempleo al abandonar sus labores por convertirse en los investigadores de sus propios casos”.

La activista afirma que la principal petición es que se reconozca la existencia de la violencia en contra de las mujeres en su caso extremo como son los feminicidios, pues “las familias quedan rotas para siempre y no es posible que lo único que se tenga es indiferencia por parte de las autoridades”.

El campamento funcionará como centro de acopio para recibir despensas y donaciones de la sociedad civil mientras esperan ser recibidos por autoridades federales, este acto se suma al plantón que previamente instalaron familiares de personas desaparecidas en el primer cuadro de la capital.

Por Léslie Pérez
lctl


Compartir