En México, cada minuto, se tiran a la basura 53 toneladas de comida

En México, cada minuto, se tiran a la basura 53 toneladas de comida
En México, cada minuto, se tiran a la basura 53 toneladas de comida
En México, cada minuto, se tiran a la basura 53 toneladas de comida

Cada minuto, en México se tiran a la basura 53 toneladas de alimentos, en un país donde 24.6 millones de personas no pueden adquirir una canasta básica y 23 personas mueren diariamente a causa del hambre, de acuerdo con la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

La reducción a la mitad del desperdicio total, 77 mil toneladas diarias, significaría darle al año a cada mexicano un paquete con 249 kilos de una gran variedad de alimentos. 

En 2019, el desperdicio de alimentos en la República Mexicana llegó a 28 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 40% respecto de 2018, año en el que se perdieron 20 millones de toneladas.  

La comida que se desecha en nuestro país equivale 22% respecto a los países que integran Latinoamérica, que en conjunto arrojan a la basura 127 millones de toneladas anualmente, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la CCA. 

Aunque desde 2017 ha habido intentos en el Congreso de la Unión por crear una Ley de Control y Prevención de Desperdicio de Alimentos, la iniciativa ha topado con pared debido a que el tema no ha sido prioridad en las agendas del Legislativo y Ejecutivo federal. 

Ningún país es capaz de no desperdiciar y todos lo hacen en proporciones similares y es dependiendo de sus ingresos que la pérdida se produce en distintos puntos de la cadena alimentaria, en nuestro caso se da en la fase de producción y almacenamiento, mientras que en países de primer mundo el problema se agrava en el consumo. Nuestro desperdicio representa sólo el 2.15% de los mil 300 millones de toneladas que se pierden en el mundo. 

“No nos damos cuenta de la magnitud, de lo que significa para la erradicación del hambre y la pobreza. Estamos tan acostumbrados a llegar a un lugar y dejar el plato a la mitad; no tenemos conciencia. Con un cuarto de las pérdidas globales se lograría saciar el hambre del mundo”, explicó Lina Pohl, representante de la FAO en México. 

La pérdida de alimentos es también un tema ambiental, ya que la huella de carbono global es inmensa: “La huella de carbono por desperdicio de alimentos se estima en 3 mil 300 millones de toneladas de dióxido de carbono, el doble de las emisiones de todo el transporte terrestre de Estados Unidos. Si los alimentos desperdiciados fueran un país, éste habría ocupado el tercer lugar entre los principales emisores de gases de efecto invernadero, con cerca del 8% de las emisiones globales”, indicó Pohl.   

Incluso, si juntáramos los mil 400 millones de hectáreas que se emplean en el mundo para generar alimentos se tendría un campo mayor a la superficie de Canadá e India juntos, por lo que el costo global también es un factor relevante, con pérdidas de hasta 750 mil millones de dólares anuales. 


[caption id="attachment_849379" align="aligncenter" width="1080"] ADMITEN FALTA DE CUIDADOS. Proveedores de todo el país llegan todas las noches a descargar productos a la CEDA. Foto: Cuartoscuro[/caption]


EL DESPERDICIO EN LA CENTRAL 

Erik Robles, de la bodega I129 administra y vive de la venta de productos de temporada desde 1981, tiene proveedores de todo el país que le surten, sin falta, todas las noches: “Llegan desde las 10pm.; los camiones que vienen desde Sonora y Sinaloa tienen sistemas de refrigeración para que duren más los alimentos, pero nosotros no tenemos muchos cuidados. La ventaja de las bodegas es que son amplias, tienen entradas de aire y se mantiene fresco todo”, sin embargo, a diario llegan a tirar hasta 200 cajas con productos que “a ojo de buen cubero”, ya no están tan frescos; mucho de ese sobrante llevan donándolo, desde hace 15 años, al banco de alimentos que se encuentra en la Central, también a Alcohólicos Anónimos y otro tanto es para los pepenadores. 

VIVIR DEL DESPERDICIO  

La señora “Laura” lleva toda su vida recogiendo lo que a los locatarios de la Central de Abastos ya no les sirve. Naranjas, manzanas, lechugas, “lo que vaya saliendo de la temporada”, es bueno. Todo lo revende en semáforos, tianguis y mercados con el fin de brindarles a sus hijos una vida digna. 

Las ganancias que ha obtenido a lo largo de los años, aproximadamente 300 pesos al día, no sólo le ha servido para darles casa, alimento y vestido a sus hijos, sino educación. 

Como ella, al menos 100 pepenadores de alimentos, cada mañana, se encuentran en el “campamento de recolectores” a las afueras de la Central de Abastos para iniciar su rutina, la cual consiste en seleccionar las frutas y verduras que aún están en buen estado, una vez que consiguen mercancía la venden en diversos mercados de la Ciudad de México, actividad que se ha convertido en su sustento económico. 


[caption id="attachment_849380" align="aligncenter" width="1080"] CÍRCULO SIN FIN. 15 Años han donado comerciantes la 15 comida sobrante. Foto: Cuartoscuro[/caption]


MENOS DEL 1 % VA A LOS BANCOS DE ALIMENTOS  

México tiene la segunda red de bancos de alimentos más grande del mundo con 60 bancos en 29 entidades federativas, a ellos, de acuerdo con la Secretaría de desarrollo Social (Sedesol), llegan 120 mil toneladas al año, 0.42% de lo que se desperdicia en México anualmente.  

Uno de los bancos más grandes es el que se encuentra al interior de la Central de Abastos, Unidos Distribuimos y Transformamos (1,2,3 iap), en donde Claudia García Zambrano es directora operativa. 

La Central de Abastos diario genera 550 toneladas de desperdicios 70% orgánicos: “Rescatamos de la central entre 300 y 400 toneladas anuales de alimentos perecederos, los cuales entregamos con mucha dignidad”, refirió Claudia, quien trabaja con 10 personas en 1,2,3 iap desde hace cuatro años. 

“El producto de la Central es una maravilla, si lo conservas adecuadamente te puede durar hasta siete días perfectamente, incluso sin refrigerar. Nosotros 90% de lo que nos llega lo rescatamos. Entre los beneficios para los bodegueros está que reducimos su inventario y les entregamos un recibo deducible, sin embargo, la gente lo hace de manera muy altruista”. 

Durante todo el año tienen 365 donadores y atienden alrededor de 100 instituciones de la Ciudad de México y Área Metropolitana, además de 12 municipios del Estado de México. 

“Todos vienen una vez por semana y se les entrega un paquete balanceado de alimento, de verdura y fruta 80% y 20% de abarrotes. Muchas veces veo que la gente viene y compra sin control, me gustaría dar una recomendación básica, por favor, eviten comprar con hambre, porque luego uno se lleva mucho alimento y, de verdad, no sabemos ni qué hacer con él”.  

DATOS LOS MÁS DESPERDICIADOS

  • Frutas y hortalizas (55%)
  • Raíces y tubérculos (44%)
  • Pescados y mariscos (33%)
  • Cereales (25%)
  • Carnes (20%)
  • Lácteos (20%)

NÚMEROS ALIMENTOS DESECHOS

  • Mil 300 millones de toneladas anuales se tiran en el mundo.
  • 127 millones de toneladas al año se pierden en América Latina.
  • 28 millones de toneladas en 12 meses en México.

La FAO estima que los alimentos desaprovechados en América Latina serían suficientes para satisfacer las necesidades alimenticias de 300 millones de personas. 

IMPACTO AMBIENTAL

  • La huella de carbono global del desperdicio de alimentos se estimó en 3 mil 300 millones de toneladas de dióxido de carbono.
  • La mayor huella de carbono dentro de los alimentos desaprovechados se presenta en la fase de consumo.

COSTO GLOBAL

  • Al menos 750 mil millones de dólares anuales. 

CONSEJO

Lo que tienes que hacer es usar el sentido común. Lo básico y elemental: hazle caso a tus sentidos: huélelo, pruébalo, velo. Fácil. Como lo haces en tu casa, igualito. No hace falta un doctorado, ¿te lo comerías? Si no, se desecha; si, sí, rescátalo”. 

Claudia García Zambrano, directora operativa de Unidos Distribuimos y Transformamos (1,2,3 iap) 

[nota_relacionada id=849364]

https://www.youtube.com/watch?v=uh-_2iWh6Y8

POR MIRIAM LIRA, ANAID RAMÍREZ Y MISAEL ZAVALA

abr


Compartir