Limpian el aire con microalgas

Limpian el aire con microalgas

Un sistema de filtros de cristal llenos de agua verde, que apenas ocupa un espacio de tres por tres metros, equivale a tener ahí dos mil 400 árboles, los cuales capturan la contaminación ambiental y la trasforman en oxígeno.

Esa tecnología es una realidad, gracias a dos jóvenes emprendedores de Monterrey, Nuevo León, quienes idearon contenedores en los que depositan microalgas en aguas residuales, las cuales hacen el trabajo de los árboles, pero con el plus de que en el proceso también convierten el líquido en agua potable y los residuos de las microalgas se convierten en biocombustible, productos farmacéuticos, alimento y otros elementos reutilizables.

“Las microalgas funcionan con la luz del sol; usamos aguas residuales y todos los remanentes del proceso pueden usarse para hacer biocombustibles, como bioetanol, biodiésel o biogás, por lo que es un proyecto puramente sustentable”, explicó en entrevista Ramón Alejandro de Hoyos Cantú, de 27 años de edad, quien junto con su socio Daniel Garza García, de 25 años, desarrollaron el sistema en 2018 que ahora ha evolucionado hasta convertirse en la empresa Alis Algae Innovation Solutions.

CON SOL O LUZ ARTIFICIAL

Los biofiltros son como peceras verticales de 500 litros de aguas tratadas, en donde se reproducen las microalgas, unos microorganismos que han existido desde hace millones de años.

Adentro hay un sistema que absorbe la contaminación del aire (CO2, PM2.5, PM10, óxido de nitrógeno, óxido de azufre, monóxido de carbono). Mediante un burbujeo, se transfiere al agua y ahí las microalgas se “comen” el gas contaminante, quitando los compuestos tóxicos.

Después, se separa el agua utilizada para transformarse en potable, y los residuos del proceso se acumulan para luego utilizarse en el desarrollo de biocombustibles y otros productos.

Las microalgas realizan sus procesos con luz del sol, pero puede emplearse luz artificial.

Los microorganismos son obtenidos por los emprendedores en varios puntos de país; los aíslan y los adaptan a diferentes escenarios y condiciones para mantenerlos estables.

Su vida útil es continua, ya que todo el tiempo viven, se reproducen y mueren en el agua. Bajo condiciones adecuadas, pue-den mantenerse muchos años.

Alis Algae participó en el X Challenge 2019, concurso de empresas verdes organizado por Green Momentum, en el que ganó el primer lugar y recibió un premio de 200 mil pesos, que invierte para seguir desarrollando su proyecto. [nota_relacionada id=871897]

POR HUGO ARCE

abr


Compartir