Haz tu denuncia aquí

Como católica que un sacerdote sea quien abusó de mí duele más: Víctima de pederastia

NACIONAL

·

Abusada sexualmente durante los años de 1991 y 1993, para María Belén Márquez García, denunciar a su agresor no fue fácil, pues en aquellos años en los que ocurrieron los abusos era solo una niña de seis años, por lo que denunciar el hecho no era fácil, “pensaban que estaba mintiendo (...) más aún cuando un sacerdote era el culpable.

En entrevista con Alejandro Cacho y Alma Saint Martín en Noticias de la Mañana para el Heraldo TV, María, contó cómo se presentaron los abusos a mano del director del Colegio Cumbres de Cancún, Fernando Martínez Suárez, con la complicidad de la maestra Aurora Morales.

 Belén Márquez platicó como en aquellos años y ante la fundación del colegio su madre decidió inscribirse a ella y su hermana al Colegio Cumbres, debido a que su familia es muy católica.

[nota_relacionada id= 858483]

Cuando uno es niño no dimensiona 

Con tan solo seis y siete años de edad “no mencionas la realidad de lo que está pasando” aseguró María, por lo que fue con el pasar de los años que llegó a comprender la gravedad del asunto así como el daño ocasionado por lo que comentó “personalmente era un conflicto en mi familia que es muy católica por ser él sacerdote”.

Asimismo señaló que “como católica que un sacerdote sea quien abusó de mí duele más”, por lo que ahora, pese a ya haber perdonado a Fernando Martínez Suárez, más por salud mental que otra cosa, decidió alzar la voz y pedir justicia por los casos, pues el de ella es solo uno de los muchos de los perpetrados por el sacerdote y de los que se tiene registro.

https://youtu.be/_baRKiUynKs

¿Cómo ocurrieron los ataques?

Con algunos pasajes omitidos, debido a que la propia mente bloquea detalles de eventos traumáticos, María narró cómo ocurrieron los actos de agresión del padre Fernando Martínez, quién en conocidad con la maestra y prefecta del colegio Aurora Morales “nos sacaba del salón de clases nos subía a la oficina del director donde todo ocurría”.

La víctima narró que “era un problema contarlo, siempre me decía a mi misma cómo les voy a decir lo que pasa a mis padres”, el a uso sucedió muchas veces hasta que las niñas más grandes que también eran abusadas comenzaron a levantar la voz.

Fue así que para poder decirlo a su mamá, María contó que su misma madre fue quien le  preguntó directamente ante los rumores que había y después de que otra madre de una niña abusada le dijera que estaba siendo abusada por un sacerdote.

[nota_relacionada id= 858495]

Que se castigue el encubrimiento

María Belén Márquez García dijo que a sus 34 años está dando la cara para exigir justicia y que el encubrimiento también sea castigado, pues tanto las autoridades eclesiásticas como de la dependencia educativa encubrieron al culpable.

Asimismo señaló que al menos en Cancún se tiene conocimiento de siete u ocho niñas, pero no se descartan más víctimas que no hablan y no solo fue en Cancún pues desde el año de 1969 el sacerdote ya presentaba estas conductas.

https://www.facebook.com/elheraldomexico/posts/846430975839815

Por: Redacción Digital El Heraldo TV

ssb