Tras no creer en el Covid, mujer se topa con la realidad

Luz María no creía en el COVID-19; da positivo

Tras no creer en el Covid, mujer se topa con la realidad
Hasta el corte del martes en la noche, la CDMX sumaba 211 mil siete acumulados.

Para la señora Luz María no hay motivo para salir y reunirse con la familia en esta época de fin de año.

Ella y su familia se enfermaron de COVID-19, una situación que la llevó del enojo a las lágrimas de tristeza y preocupación por pensar que puedan agravarse así como por tener que aislarse de sus papás, quienes son diabéticos.

"Yo decía que esto no existía y aquí estoy. De mi boca les confirmo que salí positiva, pero hay que salir adelante", comentó Luz María tras recibir el resultado de su prueba de antígeno en el macro quiosco del Estadio Azteca.

A pesar de lo que pensaba, la capitalina ha seguido las medidas preventivas como el cubrebocas y el lavado de manos durante la epidemia, pero le tocó infectarse.

Luz es una de las 270 personas que acuden a diario al módulo del Estadio Azteca, uno de los 200 que habilitó la Ciudad de México para llegar a una meta de 20 mil pruebas diarias, identificar más casos positivos y cortar la cadena de transmisión.

Asimismo, 17 mil 686 personas fallecidas y 18 mil 442 casos de activos confirmados. Foto: Yadín Xolalpa

Luz María, de 41 años, llegó desde las 4:30 de la madrugada para ser de las primeras en alcanzar una prueba sin costo, pues aunque el servicio empieza a las nueve de la mañana, desde una hora antes ya se habían terminado las fichas del turno matutino y en todo caso hay que esperar al siguiente turno, a la una de la tarde.

Por la mañana se reparten 150 fichas. Las personas se forman en la explanada del Coloso de Santa Úrsula, con sana distancia. Llevan sus bancos o incluso hay quienes ya hacen negocio con la renta de asientos.

El personal de Protección Civil y de Inclusión y Bienestar Social reparte las fichas y recuerda a los asistentes que la prueba debe realizarse cuando haya síntomas, de lo contrario el resultado puede ser impreciso.

Luego, los trabajadores de la salud miden la temperatura y oxigenación de los solicitantes y finalmente son llamados para pasar a la toma de muestra. El resultado está en menos de 20 minutos.

La demanda ha sido tan alta que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la ampliación de horarios en los quioscos, de 9:00 a 17:00 horas.

En el caso de Luz María, acudió con su hija porque tenían dolor de cabeza, cuerpo cortado y congestión nasal desde el sábado 26 de noviembre.

Al lunes siguiente, Luz decidió ir a su clínica del IMSS para recibir atención. Le recetaron paracetamol y loratadina, le recomendaron aislarse pero no le hicieron la prueba por considerar que no estaba mal.

Sin embargo su esposo, quien también tenía los síntomas, acudió al Estadio Azteca al día siguiente y le confirmaron la infección por SARS-CoV-2.

Esa noticia la enojó mucho porque no lo esperaba y no creía en la pandemia, aunque a pesar de lo que pensaba, ella ha seguido las medidas preventivas como usar cubrebocas y lavarse las manos.

“No pude dormir por estar pensando qué va a pasar. Es algo increíble a pesar de que vemos tantas noticias. Lo único que hice fue empezar a limpiar todo, fue el pánico”, agregó Luz.

Ayer, acudió junto a su hija al Estadio Azteca y ambas salieron positivas a COVID. Les recomendaron aislamiento y volver a la clínica para estar en observación y saber a qué hospital pueden ir en caso de agravarse.

Con el resultado en mano, a la señora Luz María se le escaparon algunas lagrimas porque sus padres son diabéticos y viven en el mismo inmueble pero en diferentes departamentos.

“Le pido a las personas que se cuiden, esto es real, sí existe”, mencionó.

Ante el inicio de la época de fin de año, la vecina de Coyoacán consideró que no hay motivo para hacer fiestas en tiempos de pandemia.

“Si podemos evitar estar reunidos, es mejor, más vale prevenir que lamentar”, concluyó la señora Luz.

 

 

Por Gerardo Suárez

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus


Compartir