PANDEMIA

Sobrevive quesillo a causa de la pandemia por Covid-19

Productores mantienen tradición, pese a pandemia

NACIONAL

·
Los artesanos elaboran el alimento sin ningún apoyo. Foto: JOSÉ LUIS LÓPEZCréditos: Foto: JOSÉ LUIS LÓPEZ

De las 80 productoras de quesillo en esta comunidad zapoteca, solo 3 permanecen en la producción de este alimento típico debido a que la comercialización se complicó con la suspensión de los eventos sociales y de todas las actividades en la región del istmo de Tehuantepec, a causa de la pandemia por el Covid-19.

Barranca colorada es una comunidad ubicada el municipio de Asunción Ixtaltepec, y en este lugar aun se conserva la tradición de la elaboración del quesillo botanero, que se realiza de manera artesanal por las mujeres de esta población.

Se dice que el quesillo o queso Oaxaca como también se conoce en el resto del país, es variante del queso mexicano, que su origen se dio en la región de Valles Centrales, su consistencia es semejante a una pasta gruesa, que a su vez puede ser dividida en hebras. Su elaboración es a base de leche de vaca fresca y ácida, además posee la cualidad de elasticidad, en la región del istmo existe una variante del quesillo y son las mujeres las que se dedican en su fabricación.

“Mi suegra vendía quesillo y yo aprendí de ella, yo aprendí de ella, ella ahorita actualmente ya no vende, pero seguimos con la tradición, igual y hasta mis hijos ya saben hacer el quesillo igual”, dijo  Eira Toledo Nolasco.

El proceso es arduo y se inicia desde un día antes con la preparación del queso que deberá ser fundido con agua caliente, esto para que pueda ser moldeable, “Como ven yo pongo mi agua a hervir, porque tiene que estar hirviendo el agua y meterlo para que se pueda fundir el queso, el quesillo, varia el gusto que prefieren las bolitas como estas que están aquí, bolitas que son para botanear en una fiesta, como en mi caso yo salgo a vender en las casas, en las calles, entonces las señoras que son de aquí de cheguigo , del centro prefieren las que son estas que son tortillitas, o esas que son trenzas así le llamamos nosotros”, destacó. 

A pesar de las dificultades que enfrentan, doña Eira junto con su esposo sobreviven con la venta de este producto, y como muchos sectores de la población, estos artesanos no pudieron acceder a ningún tipo de apoyo para enfrentar la crisis económica que causó la pandemia en esta región istmeña.

“Llegó la pandemia se suspendió todo, todo tipo de fiestas aquí en el istmo de Tehuantepec ya no hay, aquí en Asunción Ixtaltepec mucho menos, no hay en ningún lado, ya en Ixtepec no se va a vender quesillo, ni en Juchitán, ni nada, en ningún lado, entonces que pasa con nosotras, nosotras andamos de casa en casa y como te vuelvo a decir, hay personas que te dicen mira hasta ahí nada más manita, tu sabes como estamos viviendo”, indicó.

Por JOSÉ LUIS LÓPEZ