Indigna en redes uso de burro como mascota en hotel de Tulum 

Un burro mexicano bebiendo alcohol, ideal para tomarse fotografías con él, se convirtió en parte del atractivo turístico que el hotel Zulum, en Tulum, ofreció a sus visitantes

Indigna en redes uso de burro como mascota en hotel de Tulum 
La alimentación de un burro es muy parecida a la de un caballo Foto: Especial

Un burro mexicano bebiendo alcohol, ideal para tomarse fotografías con él, se convirtió en parte del atractivo turístico que el hotel Zulum, en Tulum, ofreció a sus visitantes. 

A través de su cuenta de Instagram, el hotel ha publicado varias fotografías del burro conocido como “Sancho” posando en la playa o conviviendo con turistas

Pero este fin de semana un video que se viralizó en redes sociales, donde se observa a un turista atragantando al animal con cerveza, generó una oleada de indignación colectiva e incluso una visita de las autoridades municipales a las instalaciones de Zulum, por la presunta negligencia de los responsables del animal.

El viernes por la noche, personal de la Dirección de Ecología de Tulum y de la Procuraduría de Protección al Ambiente de Quintana Roo (PPA)  acudió al recinto para verificar las condiciones del burro.

Sin embargo, en un comunicado el municipio informó que no fue encontrado ningún animal, pues el encargado argumentó que desde hace un año Sancho fue “devuelto” al rancho de donde era originario. 

En la plataforma Change.org los usuarios han considerado la acción del hotel, por tratarse de un animal que no está adaptado a las condiciones de calor y humedad de la playa

“El hotel Zulum tiene un burrito que le llaman Sancho, el cual ha sido maltratado: le dan bebidas alcohólicas, lo amarran, vive en la playa, lugar que no es apto para él”, dice una de las peticiones que han sido lanzadas para que el complejo turístico entregue al ejemplar al refugio Tierra de Animales. 

Ricardo Pimentel, responsable de este santuario animal, acusó a las autoridades de “ocultar” al burro, pues asegura que un día antes le avisaron que podría pasar a recogerlo. 

“Tengo la camioneta y el remolque listos par ir a recoger al burro Sancho, ya que vivir en ese hotel, solo ha ocasionado que la gente se burle de él mientras se alcoholiza, que no tenga la posibilidad de convivir con otros de su especie y no tenga un desarrollo normal, encima de que no es legal que un burro viva en la playa”, dijo a través de su cuenta de Facebook. 

También el santuario del burro mexicano Burrolandia A.C. ofreció la posibilidad de llevar a Sancho a sus instalaciones ubicadas en Otumba, Estado de México. 

De acuerdo con esta organización, en México existen alrededor de 300 mil burros mexicanos, por lo que se les considera en peligro de extinción.

La alimentación de un burro es muy parecida a la de un caballo, pues se constituye de una dieta principalmente herbívora, como pasto, heno, alfalfa, paja o algunos cereales, indicó el médico veterinario Rodolfo Auani a El Heraldo de México

Para el especialista, alterar la alimentación del animal para fines recreativos puede afectar seriamente e incluso provocarle la muerte. 

“Las bebidas alcohólicas como la cerveza no entran obviamente en su dieta, ya que al ser fermentadas pueden llegar a causar dolor, cólicos, inflamación, torsión gástrica, daño hepático o renal, al igual que una dieta mal equilibrada o no apta para la especie”, agregó.

Foto: Especial 

Por: Alejandro Castro 


Compartir