PERSONAS CON DISCAPACIDAD

COVID-19: Asociaciones Civiles enfrentan disminución de donativos y encarecimiento operativo FOTOS

Empresas benefactoras desaparecieron con la pandemia y niños con parálisis cerebral han retrocedido en sus terapias

NACIONAL

·
FOTO: ESPECIAL

Asociaciones civiles enfrentan crisis económica, recortes de personal, disminución de donativos e incremento en el costo de operación debido a las medidas preventivas para evitar contagios del COVID-19. Muchas empresas benefactoras cerraron sus puertas durante la pandemia mundial.

Por la sana distancia se han tenido que reducir los grupos de atención, así que las terapias son más espaciadas y los niños sufren retroceso en su salud. Además, otros pequeños no pueden asistir a terapia porque los padres tienen temor de contagios, explica Lucina Bravo, directora del Centro de Rehabilitación Infantil CIRIAC, en entrevista con El Heraldo de México.

"Volvimos a clases el 6 de junio y continuamos hasta la fecha, desgraciadamente dada esta situación (emergencia sanitaria) hubo algunos donadores que se tuvieron que retirar por la cuestión económica, a ellos les estaba pegando muy fuerte el cierre de sus negocios. Desafortunadamente ya no contamos con sus donativos, lo más malo ha sido que la población que atendíamos de 120 niños y adolescentes se han retirado por temor al contagio, quedaron a la fecha 70".

Las unidades de transporte son desinfectadas antes de recoger a los niños y al arribar al plantel escolar. Al tener menos ingresos, el Centro se ha visto obligado a prescindir de algunos terapeutas, lamenta Lucina Bravo.

"Se ha tenido que recortar a algunos de nuestros colaboradores, de nuestro personal. También ha dejado de llegar recursos que los niños aportaban a través de las cuotas de recuperación. Todo esto ha hecho difícil que podamos salir a flote, pero un manejo adecuado de los pocos recursos y un recorte férreo a nuestro presupuesto nos permite seguir trabajando.

Poco a poco se han incorporado otros niños, ya solo podremos atender a 95 niños debido a que tenemos que conservar la sana distancia y todas las medidas de precaución e higiene para evitar contagios".

CIRIAC lanzó la campaña "Sé un padrino de cien", consiste en donar cien pesos mensuales para garantizar las clases escolares presenciales de los pequeños que son de escasos recursos.

"Es una campaña muy generosa, lo único que requiere es el compromiso de las personas para que nos puedan aportar cien pesos mensuales, mínimo en un ciclo escolar. Sí es importante que se garantice ser padrino en todo el ciclo escolar para que nosotros podamos comprometernos con la familia del pequeñito que está con nosotros que no se suspenderán sus clases y terapias".

El Centro de Rehabilitación también ofrece becas de transporte ya que muchos de los niños viven en municipios lejanos al plantel (ubicado en Zapopan) por ejemplo, Tonalá, El Salto y Tlajomulco de Zúñiga, pero van a recibir terapias y clases tres veces a la semana. CIRIAC acepta también donativos en especie especialmente productos de higiene y combate al COVID-19.