Basílica, abierta a fieles 11 y 12 con acceso controlado por Covid-19

Visitantes tienen que hacer fila y no se podrán detener ni quedarse a cantar las mañanitas

Basílica, abierta a fieles 11 y 12 con acceso controlado por Covid-19
POPULAR. El recinto es uno de los más socorridos por los fieles católicos en la región. Foto: Yadín Xolalpa

La Basílica de Guadalupe no será cerrada en su totalidad el 11 y 12 de diciembre sino que el bloqueo de sus accesos será parcial para que, haciendo fila, los feligreses puedan ingresar al templo para ver la imagen de la Virgen de Guadalupe, pero sin detener el paso, persignarse y luego salir, informó el obispo Alfonso Miranda Guardiola, secretario general del Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En entrevista con El Heraldo de México confirmó que, aunque habrá acceso “muy restringido y controlado” al templo, sí serán canceladas o redireccionadas por la pandemia del COVID-19 todas las peregrinaciones que anualmente llegan para cantar “Las Mañanitas” a la Virgen.

Sin misas

“No va haber misas, pero no se cierra la iglesia en cuanto a que va haber una fila continua de fieles que pasen junto a la Virgen sin detenerse, con precauciones posibles”, explicó.

El 20 de octubre, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud federal, Hugo López-Gatell, informó que serían suspendidas las peregrinaciones a la Virgen en el Tepeyac por considerarse de “altísimo riesgo”.

El obispo Miranda garantizó que el protocolo para la Basílica es muy seguro, pues tiene controles para el adecuado flujo de las personas que visiten el templo.

Navidad y Año nuevo

El COVID-19 también saboteará en iglesias y capillas las próximas fiestas de Navidad y Año Nuevo porque, aunque no serán canceladas las actividades religiosas de forma presencial, se reducirá el acceso a los templos, desde 30 hasta 10 por ciento de su capacidad, dependiendo el Semáforo Epidemiológico.

Miranda Guardiola explicó que trabajan en “protolos litírgicos” para que la gente pueda orar desde casa en las fiestas decembrinas, como medida de prevención.

“No es suspensión de, es restricción de aforo. No se suspenden (las misas), nada más se restringe el Aforo y se baja nada más a un 30 por ciento, máximo”, dijo el también vocero de la Iglesia en México.

Por Iván E. Saldaña


Compartir