Terminan campañas atípicas

En medio de la pandemia por COVID, candidatos a diputados en Coahuila y a alcaldes en Hidalgo hoy cierran actividades

Terminan campañas atípicas
OPCIONES. Los aspirantes debieron buscar este año nuevos métodos para convencer a electores. Foto: Alejandro Montenegro

Hacer campaña en medio de la pandemia ha implicado un reto para los candidatos a diputados locales en Coahuila y a alcaldes en Hidalgo. Limitados por las restricciones sanitarias para evitar contagios de COVID-19, tuvieron que echar mano de la creatividad para llegar al mayor número de electores posible.

De manera general, los actos de proselitismo en ambos estados se desarrollaron en medio de gel desinfectante, tapabocas, caretas y, en la medida de la posible, con sana distancia con su equipo de trabajo y con los electores. 

Aunque se buscó que cumplieran los protocolos, algunos aspirantes no lo hicieron y saludaron a simpatizantes, los abrazaron y en otros casos hubo más personas de lo permitido.

Por primera vez en la historia, en las campañas –que concluyen este miércoles– estuvo prohibido realizar eventos masivos con más de 50 personas, cuando en elecciones anteriores se sostenían actos con la presencia de miles de asistentes en arranques o cierres de actividades multitidinarios.

A cambio, los aspirantes a una curul en el Congreso coahuilense o una presidencia municipal hidalguense, han tenido que reforzar su presencia en redes sociales, a través de videos y otro tipo de publicaciones para promover sus propuestas. Las transmisiones en vivo se volvieron comunes.

Los partidos políticos también le apostaron a eventos cerrados y a recorridos casa por casa.

Incluso, en esta ocasión no hubo entrega masiva de productos como camisetas, saleros o cachuchas con su nombre, fotografía y la imagen del partido; ahora los regalos fueron de forma discreta e incluyeron cubrebocas, contenedores de gel y otros productos sanitarios.

En la jornada del domingo, los electores podrán llevar sus lápices o plumas para emitir su voto, y aunque autoridades electorales nacionales y estatales, así como de salud, pidieron a ciudadanos usar cubrebocas, se determinó que no se le puede negar el voto a quien vaya sin esta protección.

Hacer campaña en medio de la pandemia ha implicado un reto para los candidatos a diputados locales en Coahuila y a alcaldes en Hidalgo. Limitados por las restricciones sanitarias para evitar contagios de COVID-19, tuvieron que echar mano de la creatividad para llegar al mayor número de electores posible.

De manera general, los actos de proselitismo en ambos estados se desarrollaron en medio de gel desinfectante, tapabocas, caretas y, en la medida de la posible, con sana distancia con su equipo de trabajo y con los electores. 

Aunque se buscó que cumplieran los protocolos, algunos aspirantes no lo hicieron y saludaron a simpatizantes, los abrazaron y en otros casos hubo más personas de lo permitido.

Por primera vez en la historia, en las campañas –que concluyen este miércoles– estuvo prohibido realizar eventos masivos con más de 50 personas, cuando en elecciones anteriores se sostenían actos con la presencia de miles de asistentes en arranques o cierres de actividades multitidinarios.

A cambio, los aspirantes a una curul en el Congreso coahuilense o una presidencia municipal hidalguense, han tenido que reforzar su presencia en redes sociales, a través de videos y otro tipo de publicaciones para promover sus propuestas. Las transmisiones en vivo se volvieron comunes.

Los partidos políticos también le apostaron a eventos cerrados y a recorridos casa por casa.

Incluso, en esta ocasión no hubo entrega masiva de productos como camisetas, saleros o cachuchas con su nombre, fotografía y la imagen del partido; ahora los regalos fueron de forma discreta e incluyeron cubrebocas, contenedores de gel y otros productos sanitarios.

En la jornada del domingo, los electores podrán llevar sus lápices o plumas para emitir su voto, y aunque autoridades electorales nacionales y estatales, así como de salud, pidieron a ciudadanos usar cubrebocas, se determinó que no se le puede negar el voto a quien vaya sin esta protección.

 

Por Alejandro Montenegro y José García


Compartir