Haz tu denuncia aquí

#DosAñosDespués Conoce al hombre que en medio de la tragedia izó la bandera de México

NACIONAL

·

Un siete de septiembre de 2017 un sismo de magnitud 8.2 grados con epicentro en Oaxaca, sacudió al país dejando tras de sí desolación, miedo y destrucción en el sureste de México.

Al menos 102 personas perdieron la vida, hubo cerca de 900 heridos y al menos dos millones y medio de afectados: el emblema de la destrucción recayó en la ciudad de Juchitán de Zaragoza, punto focal del desastre por el elevado número de muertos y el alcance físico del siniestro.

https://twitter.com/NadsMacias911/status/906158775807213572

El centro de la población, construida hacía décadas con adobe y teja, parecía recién bombardeada: “Un desastre total”, así fue como la alcaldesa, Gloria Sánchez López, calificó lo sucedido en una entrevista en la que solicitó ayuda.

En medio de esa total destrucción, tan solo minutos después del terremoto (23:49 pm), y en una ciudad sumergida en la oscuridad de la noche por las fallas del sistema eléctrico, un hombre salió a dar esperanza a un pueblo colapsado: Ángel Sánchez.

Te puede interesar: #DosAñosDespués Temblor cambió paisaje de Juchitán

Su historia dio la vuelta al mundo solo en horas: un video que fue subido al Twitter y demás redes sociales por Juan Antonio García, director del portal de noticias local Cortamortaja, mostraba el ala sur del derrumbado Palacio Municipal de Juchitán y las luces de celulares y lámparas alumbraban el escenario de desastre.

Aparece un hombre, que se acerca con una bandera de México en mano, a paso sigiloso se dirige a los escombros y extrae un palo de madera al cual la ata, después de unos segundos se sube a los restos del palacio e iza el lábaro patrio; un momento que reforzaría la anhelada esperanza en medio de la catástrofe que cambiaría para siempre a la región.

FOTO: Especial

Aquél hombre es Ángel Sánchez, su gesto corrió como la pólvora y fue interpretado como un símbolo de patriotismo y esperanza, tan necesario para afrontar lo que apenas se venía encima; un periodo de reconstrucción que llegó tarde y que aún no termina.

Te puede interesar: Oaxaca decreta 3 días de luto por muerte de Francisco Toledo

“Todo lo bello que era nuestro Juchitán, las casas de tejavana que decimos, eran bonitas, pero pues ya desaparecieron todo eso. Tenemos casas modernas que se están construyendo. Va cambiando la imagen”, dijo en una entrevista a El Heraldo de México.

Lo rescatable de este segundo año del sismo, es la reconstrucción y funcionamiento del Hospital General Macedonio Benítez Fuentes, que en mayo abrió sus puertas después de un año de trabajos del personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, que estuvo a cargo de esta obra.

Hoy la costra de la herida aún es muy visible, y los sismos no se volvieron a detener desde aquél día; hoy la gente intenta seguir día a día con una rutina que aquí en Juchitán, al menos, cambió para siempre.

Por redacción Digital El Heraldo de México

mypr