Haz tu denuncia aquí

Mueren sin techo

NACIONAL

·

El colapso de uno de los 10 complejos de departamentos del multifamiliar Tlalpan dejó 10 muertos el 19 de septiembre de 2017, a dos años la secuela de esta tragedia continúa.

Al menos 22 vecinos que sobrevivieron al sismo, fallecieron sin ver reconstruido o rehabilitado su departamento.

Marisol Arriaga, representante de damnificados, explicó que sus vecinos vivieron depresión y, en algunos casos, les regresaron enfermedades.

“La autoridad no ha mirado al ser humano, ve un damnificado y nos encaja en una burocracia. Queremos que nos vean como personas. Después del sismo, hemos perdido a 22 vecinos más”, lamentó Arriaga.

El día de la tragedia, en ese conjunto de 500 departamentos quedaron atrapadas nueve personas (ocho vecinos y un trabajador). Otros 18 salieron de los escombros.

En algunos casos, Titán ­—perro rescatista que está a un año de jubilarse— ubicó a gente atrapada y rescatada. Ayer el can regresó con su dueño (Emanuel Toledo) para participar en la misa de conmemoración.

Arriaga comentó que uno de los vecinos falleció en el proceso de reconstrucción en la casa que rentaban.

“La secuela del sismo no ha terminado. Los vecinos fundadores tienen un arraigo fuerte, a un pedazo de pared”, agregó.

Arriaga es parte de la división vecinal en el multifamiliar, pues su asamblea vecinal rompió con la organización Damnificados Unidos, quienes se unieron con grupos de otras zonas afectadas y desarrollaron una agenda política.

Por su parte, Damnificados Unidos hizo una misa donde se pasó lista a los fallecidos.

Tras la ceremonia litúrgica, la organización marchó por Tlalpan hasta Avenida del Taller para ahí guardar un minuto de silencio a las 13:14 horas, justo cuando ocurrió el sismo en 2017.

EN ESPERA DE JUSTICIA

Familiares de alumnos y trabajadores fallecidos en el colegio Enrique Rébsamen los honraron con una misa.

Entre arreglos florales y fotos colocadas en un templete junto a la escuela, el sacerdote Luis Barrera llamó a los asistentes a perdonar y señaló que la tragedia se debió a omisiones e irresponsabilidades de las autoridades.

Alejandro Jurado, padre de Paola, una de las víctimas, señaló que "seguimos buscando justicia, la justicia se exige, no se ruega".

Por Manuel Durán y Gerardo Suárez

lctl