Haz tu denuncia aquí

Familias viven en pobreza y hacinadas

EL 19S CAMBIÓ EL MODO DE SUBSISTIR ENLA ZONA CERO EN JOJUTLA: PUES VARIAS FAMILIAS VIVEN HOY EN UNA SOLA CASA

NACIONAL

·

A dos años del sismo, Jojutla, Morelos, intenta mantenerse en pie. Las obras nuevas y decoraciones patrias coexisten con los residuos de las construcciones caídas, un reflejo de la catástrofe que ahora se está normalizando en el día a día.

Muchas familias fueron separadas, pues a pesar de contar con apoyo del gobierno o de alguna fundación para reconstruir su casa, el predio resultó ser inadecuado para los espacios destinados a la vivienda, por lo que ahora enfrentan otro problema: el hacinamiento.

En el municipio habitaban por casa hasta nueve personas, e incluso había dos o tres viviendas por predio, y a partir del sismo se modificó su forma de vida.

Por un lado, los apoyos para vivienda estaban destinados sólo al propietario del terreno, por lo que sólo se construyó una casa para las personas que solían habitar el mismo predio, pero en diferente espacio.

Georgina Martínez fue una de ellas. Los recursos del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) sólo fueron otorgados para su suegra, mientras que ella, su esposo y sus dos hijos permanecieron en una pequeña bodega de entre seis y ocho metros, a la que después del sismo también llegaron dos personas que no tenían dónde vivir y quienes se mudaron seis meses después.

En este predio había dos viviendas: la de mi suegra y la de nosotros, pero como nada más ella es la titular, fue a la que se le dio el Fonden. A nosotros siempre nos han puesto el pretexto por el papel de propiedad”, mencionó.

El caso no fue aislado. Jojutla fue conocido como la zona cero, por ser el lugar con la mayor destrucción al estar a 70 kilómetros del epicentro del temblor del 19 de septiembre de 2017.

Este fenómeno dejó sin vivienda a más de 37 mil habitantes del municipio, cuestión que generó que las familias grandes buscaran otro espacio para vivir, mientras que las que no tenían recursos, permanecieron en las vivienda que brindaron las fundaciones.

“Tenemos predios en los cuales vivían 20, 25 personas y que ahora, producto de que no les queda otra alternativa, vive una sola (familia en una vivienda), ese es un problema grave”, aseguró el regidor local Carlos Brito.

De acuerdo con el funcionario, los datos del desplazamiento de familias aún no son contabilizados; sin embargo, el cambio en la economía deja ver la migración, por lo que la actual administración trabaja en la recolección de datos posteriores al sismo, para tener un mayor control de los avances.

Aseguró que, a pesar de que son pocas, aún faltan casas por reconstruir; sin embargo, es un trabajo que deben realizar solos, pues las fundaciones ya han sido de gran ayuda. “Varias de las fundaciones dijeron: ‘esto es lo que yo podía aportar’, y se les reconoce; no se les puede pedir más”, destacó.

Por Frida Valencia

edp

Temas