Haz tu denuncia aquí

Elevan plegarias por migrantes frente a muro fronterizo; llaman a EU ‘la tormenta perfecta’

NACIONAL

·

Tijuana, Baja California.- Unos 40 sacerdotes miembros de la orden Misioneros de San Carlos que atienden casas de atención a migrantes en Canadá, México, Estados Unidos, Haití y Colombia, hicieron un alto durante su visita a Tijuana para orar por las personas en tránsito, “frente al muro en el que chocan muchos sueños y anhelos”.

Fue en la misma sección del muro fronterizo en la Zona de Otay, donde antes lucían las cruces en memoria de los migrantes muertos en su intento por cruzar a los Estados Unidos donde se reunió el grupo de religiosos encabezados por el misionero mexicano radicado en Chicago, Miguel Álvarez quien es el Superior Provincial de la orden fundada por el beato Scalabrinbi.

“Uno de los sueños de los Scalabrinianos es erradicar del diccionario palabras como discriminación, racismo, mojado; “no quiere decir que no sean términos para olvidar historias, pero sí que nos reforcemos por un mañana donde las realidades ya no sean presentes y la gente no las sufra más”.

Alberto Barrios, trabajador de la Casa Migrante subrayó una situación en Guatemala donde dijo, se recibe migración salvadoreña, hondureña, africana, cubana y su mayor preocupación, al igual que en Tijuana, es que son familias, por ello, han denunciado el mal trabajo de funcionarios de migración.

“Mañana inician las deportaciones de Estados Unidos; (los migrantes) siguen tocando las puertas de 25 albergues que hay en Tijuana. México afirma que no apoyarán asociaciones por corruptas, los niños siguen detenidos en Estados Unidos en condiciones horribles”, indicó Pat Murphy, director de la Casa del Migrante.

El país del norte, agregó, aplica sus políticas y los migrantes “deben esperar meses, algunos tienen cita hasta enero de 2020. Estos elementos son los que están formando lo que nosotros llamamos ‘la tormenta perfecta’, ¿qué podemos hacer?, no hay respuesta más que darle servicio a la gente; cuando hay tormenta debemos implorar la ayuda de Jesucristo para ayudarnos en el camino”.

Por Atahualpa Garibay