Haz tu denuncia aquí

¿Cuántos kilos debo subir durante un embarazo y cómo debo alimentarme?

NACIONAL

·

Es muy importante que las mujeres embarazadas llevan un régimen alimenticio adecuado para evitar complicaciones en su salud y en la del bebé.

Por ello el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece estas recomendaciones a las futuras madres para que cuiden su peso y no tengan problemas de obesidad tras dar a luz.

Una buena alimentación es esencial, pues ayuda a prevenir anemia, infecciones, cicatrización insuficiente en la madre, así como un nacimiento prematuro o de bajo peso.

Médicos recomiendan ingerir pequeñas raciones de alimentos varias veces al día para favorecer la digestión, masticar bien, beber de seis a ocho vasos con agua para mantener una buena hidratación y consumir lácteos bajos en grasas.

¿Cuántos kilos debo aumentar en mi embarazo?

El aumento de peso durante el embarazo depende del que las mujeres tienen al inicio de la gestación. En caso de que sea bajo, la ganancia debe ser de 12 a18 kilos.

Si el peso es normal, el incremento será de 11 a 16 kilos; sin embargo si al comienzo se tiene sobrepeso, sólo debe subir de 7 a 11 kilos y cuando hay obesidad es de 5 a 9 kilos.

¿Qué alimentos debo consumir?

Durante el embarazo las necesidades nutricionales de la mujer son mayores por lo que se requiere ingerir carbohidratos, como pan, cereales, arroz, pasta y harinas que, además, de estar fortificados con ácido fólico y hierro son nutrimentos esenciales.

Así como 4 o 5 porciones al día de frutas y verduras, grupo de alimentos que aportan vitaminas A y C, ácido fólico, hierro, magnesio, potasio y fibra, así como productos lácteos, leche, yogurt y queso que son una fuente de proteínas, calcio y fósforo.

No se deben dejar de lado los alimentos de origen animal como carne de res, de aves y pescado que son una buena fuente de vitamina B, proteína, hierro y zinc, además de grasas y aceites, vitales para el crecimiento y desarrollo cerebral del bebé.

Consecuencias de una mala alimentación

Cifras del IMSS indican que el 15% de las mujeres inicia su embarazo con algún grado de obesidad, lo que puede generar riesgo de diabetes, preeclampsia, padecimientos renales crónicos y cardiovasculares.

Mientras que otro 30% lo hace con sobrepeso, lo que causa riesgos para que el bebé desarrolle síndrome metabólico, obesidad y diabetes.

Redacción Digital El Heraldo de México
dzd