Haz tu denuncia aquí

Especialista de la UdeG alerta por más deslaves en Jalisco debido a las fuertes lluvias

NACIONAL

·
Los deslaves se podrían presentar en otras zonas de Jalisco de forma similar a lo ocurrido en San Gabriel, debido a la deforestación y a los incendios forestales que aquejaron en esas zonas, especialmente al sur y en el Bosque de La Primavera.

 

Además, se debe poner atención para prevenir situaciones de peligro para las comunidades que habitan en la zona norponiente del Nevado de Colima, señaló Carlos Suárez Plascencia, jefe del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

 

“Localidades en zonas montañosas como Ciudad Guzmán, Puerto Vallarta, unas partes del municipio de Tlajomulco y Zapopan en la zona de La Primavera y en la zona metropolitana en el Cerro del Cuatro, y por efectos de los recientes incendios forestales que se tuvieron en distintas zonas del Estado, las rancherías que se ubican en las laderas del Nevado de Colima, como El Fresnito, Los Mazos, pueden ser afectados por fenómenos similares si se dan lluvias de gran intensidad y en corto tiempo en estas regiones”, detalló el experto. 

 

Los fenómenos de remoción en masa son naturales en las zonas de montaña y suceden esporádicamente, pero cuando hay intervención humana, a través de cambios de uso de suelo o de una agricultura inducida o uso forestal, comienza a perderse la cubierta vegetal original y eso genera que el suelo quede descubierto.

 

De acuerdo con el corte hasta el 13 de mayo, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) reportó que fueron 12 mil 177 hectáreas afectadas por incendios en los municipios de San Gabriel, Sayula, Tuxpan y Zapotlán el Grande, al sur de Jalisco.

 

Además, en los últimos cinco años, en el cerro de San José, que se conoce como el Cerro de la Media Luna, donde ocurrió el deslave que afectó a la comunidad de San Gabriel y que ya cobró la vida de tres personas, ha sido objeto de un importante cambio de uso de suelo.

 

El especialista de la UdeG dijo que la zona ha pasado de un uso forestal o un uso de agricultura temporal de cultivos como maíz, trigo, avena. "Ha cambiado a cultivos de aguacate o de berries, que retiran la vegetación original y que dejan el suelo desprovisto de cubierta vegetal y por lo tanto, no hubo material vegetal que amortiguara el efecto de la lluvia".

 

El académico insistió que debe haber una regulación en el cambio del uso de suelo, sabemos que este tipo de cultivos generan riquezas para los municipios, empleo e impuestos, hay muchos beneficios económicos a donde llegan este tipo de cultivos, pero también a largo plazo se generan impactos ambientales como el ocurrido en San Gabriel, deben regularse por las autoridades de gobierno, tanto estatal como federal para evitar este tipo de problemas. 

 

“Se deben generar cultivos realmente sustentables, que beneficien a todos tanto al empresario, como a la gente que vive ahí y a la gente que emplean”. 

 

Suárez Plascencia dijo que las autoridades deben estar atentas en las laderas afectadas por incendios y tormentas, especialmente aquellas que son cortas, pero intensas, vigilar y en dado caso evacuar a la población y vigilar si esos terrenos son susceptibles de remoción de masas.

 

“La gente debe estar vigilante también de las cuencas que haya en sus localidades, porque por ejemplo el domingo, en San Gabriel no llovió, llovió en la montaña y sorprendió a la gente porque decían: pero aquí no está lloviendo. Este fenómeno se genera en otros lugares geográficos pero en cuestión de minutos llegan a las localidades, por lo que si ven llover en la montaña, deben salirse si viven en las partes bajas”, alertó.

 

Te puede interesar: Intensas tormentas en Matehuala, SLP, cobran la vida de una mujer de 50 años

 

Por Mayeli Mariscal

Temas