Haz tu denuncia aquí

Crean bolsa que sirve de composta

sustituYE al plástico, ES HECHA a partir de fécula de maíz y sirve COMO abono

NACIONAL

·
Son mujeres visionarias, jóvenes poblanas ellas, emprendedoras y con una amplia conciencia social y ambiental. Este mosaico de cualidades las ha llevado a crear una empresa que se dedica a la fabricación de bolsas de fécula de maíz y aceites naturales, un producto ciento por ciento orgánico, verdaderamente biodegradable y que además es compostable. Su visión es contribuir a la generación de un entorno mucho más amigable con el hábitat y con productos que garanticen una vida mucho más sustentable. Una de las jóvenes empresarias, Natalia Cobos, explica que la firma Grinid —cuatro meses en el mercado— aprovecha este material, el bioplástico, para crear bolsas que sustituyen en su funcionalidad a las bolsas de plástico de polietileno, que tardan 400 años en descomponerse y causan un grave deterioro ambiental, ya que son generadoras de una cantidad notable de basura. Con base en la información de Grinid, este tipo de bolsas de bioplástico tienen un periodo de desintegración de cuatro semanas si se entierran en composta industrial; de alrededor de seis semanas en composta casera, y entre nueve meses a un año si va directamente a la basura. Es un método innovador porque, además de cuidar el medio ambiente y tener la misma fuerza para soportar peso, después puede ser utilizada como abono para la tierra. Natalia Cobos explicó la diferencia entre ser biodegradable y compostable: el primero tiene la capacidad para degradarse o desintegrarse en partículas simples más pequeñas y el segundo se trata de materia que, en presencia de oxígeno, en la tierra se convierte en composta; es decir, tiene una factor benéfico para la tierra y las actividades agrícolas al hacerla fértil. El precio va de entre 3 y 4 pesos en el caso de las bolsas de supermercado, y de 7 a 8 pesos por pieza de bolsa de basura. Sus creadoras tienen pensado distribuir las bolsas en supermercados, hoteles y restaurantes, que son los establecimientos que más consumen plástico. El 24 de abril, los diputados locales de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático aprobaron una reforma para prohibir que en tiendas, supermercados y comercios se obsequien bolsas de plástico y popotes. Con ello se prohíbe a los establecimientos el uso y entrega de bolsas de plástico y popotes de manera gratuita u onerosa, para transportación, carga o traslado de productos o mercancías. Por CLAUDIA ESPINOZA

Temas