Haz tu denuncia aquí

Tejen estocada final contra bombero Cacique

nuevo sindicato llama a la unidad para erradicar prácticas viciadas impuestas por ismael figueroa

NACIONAL

·
El contrato colectivo de trabajo de los bomberos capitalinos estará por primera vez bajo una disputa real. Tras el registro otorgado al Sindicato de Bomberos Resistencia y Libertad de la Ciudad de México, su comité explicó la ruta para disputárselo a Ismael Figueroa, quien lleva 12 años al frente del otro sindicato. “Ahora buscamos la titularidad del contrato colectivo de trabajo, porque el sindicato de Ismael (Figueroa) es él mismo; él es quien se sentaría a hacer las negociaciones. “Buscamos que todos los bomberos se unan y que todas esas experiencias que tuvimos de violencia, acoso, hostigamiento y terrorismo, queden atrás, que nos unamos para crear una nueva etapa en el cuerpo de bomberos, un renacer en el que tengamos ese propósito del cambio no sólo en materia sindical, que crezcamos como bomberos”, explicó Claudia Martínez, secretaria de actas. El respaldo gremial requerido tiene un número: la mitad más uno, es decir, entre mil 300 y mil 400 de los aproximadamente 2 mil 400 que conforman la agrupación. Por ahora tienen un respaldo de 600. Si consiguen las adhesiones, llevarán ante la Junta de Conciliación y Arbitraje la demanda de disputa del contrato colectivo de trabajo. Una vez aceptada la demanda, se llevará a cabo una votación para que los bomberos decidan qué sindicato es el que se queda con el poder del convenio que se tiene con el Gobierno de la Ciudad de México. Si la votación les favorece, Ismael Figueroa ya no tendría poder sobre la institución. “Estamos confiados de que son la mayoría los que quieren este cambio y que no van a permitir que el sindicato corrupto siga velando por los intereses de ellos”, recalcó Martínez. Por su parte, José Luis Salinas, integrante de la presidencia colegiada, señaló que esta maniobra sería la “estocada final” al cacicazgo de Figueroa. “Queremos pensar que vamos a terminar con todo eso: corrupción, abusos, acoso sexual y laboral. Es difícil, de alguna manera es una cultura que se inició (...) muchos compañeros quieren revancha, pero no debemos permitirlo. Es un trabajo muy duro”, sostuvo. El secretario de organización, Diego Romero, señaló que para este proceso requieren que sus compañeros dejen de lado el temor de ser reprimidos. “Somos una opción que está abierta a todas las voces y lo que pretendemos es ser más, para ser más fuertes”, señaló. Por Carlos Navarro

Temas