Siqueiros y su obra en Lecumberri

dos biombos que diseñó el pintor mientras estuvo en reclusión, serán exhibidos en el antiguo penal del dF

Delito: disolución social. Condena: ocho años de prisión. Después de escuchar su sentencia, David Alfaro Siqueiros pidió a su esposa las fotografías de tres jueces y del presidente Adolfo López Mateos porque iba a pintar un cuadro para mostrar al mundo “quiénes son en México más prostitutos que las mismas prostitutas, que han hecho de este día el símbolo de la injusticia en nuestro país". Este momento lo reportó en un memorándum el entonces director federal de Seguridad (DFS), Miguel Rangel Escamilla. A Siqueiros lo recluyeron en la penitenciaría del Distrito Federal, conocida también como Palacio de Lecumberri. No hay registro de la pieza que amenazó con pintar en reclusión, sin embargo, sí diseñó dos biombos para una obra teatral que se montó en la prisión, los cuales serán exhibidos junto con fotografías y documentos inéditos de la detención, alegatos y sentencia en el Museo de Sitio Siqueiros, Encarcelar la Llamarada, al cual tuvo acceso El Heraldo de México, previo a su apertura. [caption id="attachment_522460" align="alignnone" width="1024"] En uno de los pasillos de Lecumberri alistan la exposición con obras del pintor.[/caption] El Palacio de Lecumberri operó 76 años como prisión, y desde 1982 resguarda el patrimonio documental de México. En su interior se encuentra la Galería 2, que albergó presos en las áreas de crujías y pasillos, luego los informes policiacos de la desaparecida DFS, y ahora la arquitectura de la prisión será el espacio exclusivo para difusión de la vida y obra de Siqueiros durante su estancia en esa prisión. Los dos biombos forman parte de la escenografía de la obra Licenciado no te apures y que por años estuvieron fuera de Lecumberri. Uno regresó en 1986 por donación de Alberto Antebi, abogado del pintor, y el otro lo adquirió el Archivo General de la Nación hace tres años. “Estaba arrumbado, con orines, no estaba en condiciones para su exhibición”, cuenta Alejandro de Ávila, jefe del departamento educativo del AGN. “El otro estuvo desaparecido por muchos años, no sabemos porqué no lo entregó en su momento, qué pasó con él, y finalmente apareció en una subasta en 2015 en la Casa Morton, el Archivo logró frenar la subasta y adquirió el biombo”, relató. Ambas piezas entraron a un proceso de restauración profunda debido a sus condiciones, y desde hace tres años se intentó exhibirlas en el lugar donde Siqueiros las pintó. Los biombos cuentan cuatro momentos de un abogado de oficio y su defendido: domicilio del licenciado; sala de defensores; rejas de juzgado; y patio central de la prisión. El guion de la obra lo hizo Roberto Hernández Prado, otro interno, que llegó a informar de las actividades de Siqueiros en la prisión: “Hizo el siguiente comentario: 'El gran escritor francés George Sadoul invitado expresamente por el gobierno de México, para concurrir al festival cinematográfico de Acapulco, seguramente protestaría en la prensa porque no le habían permitido visitarlo'”. Entre los documentos que se exhibirán están la consignación, los alegatos de amparo que hizo Siqueiros, la sentencia, la visita que le hicieron Lázaro y Cuauhtémoc Cárdenas, el indulto presidencial, entre otros. [caption id="attachment_522462" align="alignnone" width="683"] Este biombo representa la visita conyugal, que era aprovechada por los abogados.[/caption] Por PARIS ALEJANDRO SALAZAR

Compartir