Haz tu denuncia aquí

Dos Bocas tendrá 17 plantas de producción

el próximo 2 de junio inicia la construcción que durará 3 años y tendrá un costo de 8 mmdd

NACIONAL

·
El proyecto de la refinería Dos Bocas, Tabasco, que inicia su construcción el próximo 2 de junio, producirá 340 mil barriles de crudo al día y contará con 17 plantas de proceso. De acuerdo con las estimaciones del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, esta obra permitirá incrementar la oferta de gasolina y diésel con la intención de que se reduzca al máximo la importación de estos combustibles y se avance hacia la autosuficiencia. En un terreno que abarca 704 hectáreas, se construirán 17 plantas de proceso, así como servicios auxiliares y la infraestructura de almacenamiento e integraciones necesarias para su óptimo funcionamiento. El presupuesto es de 8 mil millones de dólares y la obra será construida por técnicos de Pemex y coordinada por la Secretaría de Energía (Sener), dependencia que encabeza Rocío Nahle. Incluso, en la página de internet de la Sener -en un micrositio habilitado exprofeso- se pueden consultar los detalles de esta futura megaconstrucción, que es una de las principales obras de infraestructura del actual gobierno. Está disponible, por ejemplo, el dictamen técnico del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), en el que especifican las 17 plantas que tendrá la refinería, así como las 899 normas nacionales e internacionales que avalan el inicio de la obra. Se trata de normas de aplicación general, mecánica, tuberías, eléctrica, de instrumentación y de seguridad. En materia ambiental, según se desprende este documento, están avaladas las normas que establecen los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales, así como los que establecen el tope máximo de emisión a la atmósfera de partículas sólidas provenientes de fuentes fijas. “En la refinería Dos Bocas, que se ubicará en el municipio de Paraíso, Tabasco, se procesará una carga de 340 MBD de aceite crudo pesado, tipo maya, de 22°API, a fin de obtener diversos productos, principalmente gasolina y diésel. “Además de los combustibles, y como parte natural del proceso, se obtendrá gas LP, propileno para ser utilizado en la industria petroquímica, butilenos y algunos otros productos como coque y azufre, así como turbosina y combustóleo en lotes en función de la demanda”, detalla el dictamen de ingeniería del IMP. Respecto a las plantas de proceso que se construirán, se trata de 14 áreas que permitirán procesar el crudo hasta convertirlo en gasolina magna, Premium y en diésel. Estas áreas emplearán tecnologías de punta debido a la naturaleza del crudo a procesar, ya que se trata de crear gasolina y diésel ultra, bajo en azufre. Por Francisco Nieto