Haz tu denuncia aquí

Recobran su hogar tras sismo

algunas familias vivieron en albergues de tlayacapan durante un año

NACIONAL

·
Al menos 53 familias que se vieron obligadas a dejar sus viviendas, tras el sismo del 19 de septiembre de 2017 que provocó el desgajamiento de rocas y deslaves en el cerro La Ventanilla, en la colonia 3 de Mayo, en Tlayacapan, Morelos, recuperaron su hogar. Erika Torres, su esposo, Albino Reyes, y sus tres hijos forman parte de las 212 personas beneficiadas con 53 viviendas que se construyeron en la colonia Ampliación Pala para los damnificados del sismo. Sus integrantes recordaron que después del terremoto permanecieron durante un año en una cancha deportiva habilitada como albergue: primero durmieron en casas de campaña, después se colocó una carpa y ante el frío, se pusieron láminas, pero tuvieron que regresar a su casa a pesar del riesgo constante. Este jueves se entregaron, de forma simbólica, las llaves de dos casas y una vez que quede instalado totalmente el sistema de drenaje podrán ser habitados los 53 inmuebles edificados con los donativos que entregó la comunidad taurina al Fideicomiso Fuerza México, así como con apoyo de Fundación Banorte y New Story Charity. Durante la Corrida Guadalupana de 2017, la Plaza México y Espectáculos Taurinos recaudaron alrededor de 14 millones 711 mil 148 pesos que fueron destinados a proyectos de reconstrucción de viviendas en Tlayacapan, y en la zona Mixe de San Juan Mazatlán y San Miguel Quetzalcaltepec, en Oaxaca. Esta comunidad taurina otorgó los donativos al Fideicomiso Fuerza México porque administra los recursos con transparencia y se puede dar seguimiento del uso de los recursos utilizados para la reconstrucción. Lorena Santamaría, otra de las damnificadas, participó en la construcción de estas casas, ya que fue contratada para hacer trabajos de albañilería. “Nosotros hacíamos el detalle de las viviendas, el terminado para una casa, nos pagaban mil 200 a la semana... antes aquí era un terreno baldío y ahorita estoy rentando un espacio donde no tengamos peligro ni yo ni mis hijos", dijo la madre de familia. El terreno en el que se construyeron las viviendas está a 2.2 kilómetros del cerro “La Ventanilla” para que las familias continúen sus actividades como de costumbre, cerca de escuelas y de sus trabajos. Por Diana Martínez oos