Haz tu denuncia aquí

Zapata, acribillado y denostado

Lo que para muchos es una tragedia, hay quien interpreta la muerte de Zapata como una forma de golpear su imagen pública

NACIONAL

·
La historia tiene múltiples interpretaciones. El asesinato del general Emiliano Zapata el 10 de abril de 1919 representó una tragedia para algunos, otros encontraron motivos de celebración y oportunidades políticas de apaciguar a los seguidores del Caudillo del Sur. La muerte fue utilizada como un medio de propaganda negra. El corrido ayudó a los rivales, a golpear la imagen pública de héroe que gozaba el líder del Ejército Libertador del Sur. Días después del crimen comenzó a circular El corrido de la trágica muerte de don Emiliano Zapata, acaecida en Chinameca el día 9 de abril de 1919 escrito por E. Warman, el cual no cuenta el homicidio desde la visión de una traición del general Jesús Guajardo para montar una emboscada, sino de la supuesta torpeza del revolucionario morelense para caer en la trampa.  
Para terminar con él tuvieron que urdir un plan, el jefe Jesús Guajardo, trabajó con mucho afán. Con Zapata tuvo arreglos, diciendo que se iba a voltear, queriendo en su campamento, a Zapata aprisionar. Pobre Emiliano Zapata, que suerte le fue a tocar, él que tenía tanta plata, como se dejó matar. Creyó el muy tonto la lana, que Guajardo le contó, y un batallón del Gobierno, hasta su cantón entró”, narra el corrido.
  El corrido en la época de la Revolución Mexicana era una lírica acompañada de música que rescataba el eco de los campos de batalla, pasillos de gobierno, calles, haciendas, tiendas de raya y espacios públicos, fue un medio para difundir noticias y un relato de la historia reciente. El documento lo resguarda el Archivo General de la Nación, y es un ejemplo de la propaganda antizapatista generada por el gobierno de Carranza. “Cuando le tendió la mano, a su aliado que llegó, al grito de ¡Viva Carranza!, la lucha éste principió. Hubo un pánico terrible, y nadie podía entender, las órdenes que se daban, y tuvieron que perder. Zapata quedó sin vida, a los primeros balazos, lo mismo que varios jefes, que lo sostenían en sus brazos”, se lee junto a una imagen del rostro del insurgente. La pieza histórica de 100 años de antigüedad es un relato que tira del pedestal al héroe revolucionario y le da una dimensión de villano que convocaba a las armas y a la violencia, que tenía como lenguaje las balas.
Madero subió al poder, y Zapata se volteó, no quiso de él depender; contra el Gobierno se alzó. Y desde entonces, siete años, contra todos peleó, lo mismo que contra Huerta, a Carranza combatió”, prosigue.
La muerte de Zapata era un medio indispensable para alcanzar la paz según E. Warman. “Con sorpresa sin segundo, se recibió esa noticia, esperando que ya acabe, esa lucha sin justicia. Ojalá que ya termine, para trabajar en paz, que el trabajo es lo que quiere, desde el hombre hasta el rapaz. Ya estamos muy bien cansados, de revueltas y de fatigas, y deseamos que haya paz, sin infamias y sin intrigas”, expone la canción. La divulgación del corrido buscaba restarle seguidores y simpatizantes a Emiliano Zapata y su causa popular, por eso también buscaron exponerlo como un hombre vicioso, mujeriego y con poca capacidad política. “...Él se dedicaba al juego, a los toros y mujeres, y los negocios de Estado, los dejaba a sus ujieres (empleados). Reunida la Convención, no la dejó gobernar, y le dio el triunfo a Carranza, por no saber mandar”, se reseña en el corrido.  

Por PARIS ALEJANDRO SALAZAR