Haz tu denuncia aquí

Limitan a los sindicalistas

el dictamen obliga a los líderes de sindicatos a renovar su constancia cada 6 meses y van por voto directo

NACIONAL

·
Frente al intento del PRI de incluir cambios que minarían la democracia sindical, Morena incluyó en el dictamen de Reforma Laboral candados para evitar que los líderes sindicales se mantengan indefinidamente en el cargo y que los sindicatos sirvan a los patrones y no a los trabajadores. La propuesta presentada por el diputado Miguel Ángel Chico Herrera y que fue aprobada ayer en comisiones, obligará a estas agrupaciones a renovar, cada seis meses, su constancia de representatividad, un documento que expedirá el Centro Nacional de Conciliación y Registro Laboral y que garantiza que el secretario de la organización tenga legitimidad ante sus representados. “De esa manera se garantiza una representación auténtica de los trabajadores, teniendo como resultado que la representación sindical no se prolongue en el tiempo y no sea usada en acciones futuras, aun cuando haya pedido el apoyo de los obreros del centro del trabajo”, dijo. Además, el Centro Nacional podrá verificar que las elecciones sindicales fueron realizadas conforme a los principios de voto directo, libre y secreto, a fin de garantizar que no existieron imposiciones, irregularidades y medios de coerción o presentación de documentación falsa o alterar durante el proceso en el que los trabajadores eligieron sus representantes sindicales. “La medida dará certeza de que las personas que se ostentan como representantes sindicales han sido electos por los miembros de un centro de trabajo, gozan de representatividad y respaldo de los trabajadores, impidiendo de esta manera que se creen sindicatos de representación patronal que son lesivos para los derechos laborales”, puntualizó Chico Herrera durante la sesión de la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados en la que se aprobó el dictamen que hoy será sometido a votación del Pleno de San Lázaro. Durante la discusión, los diputados priistas, Isaías González (quien también es líder de la CROC) y Carlos Pavón (líder del sindicato minero), empujaron, sin éxito, cambios para minar la democracia sindical, al proponer la eliminación del voto directo. González Cuevas propuso eliminar la palabra “directo” como condición del voto que debe emitir un sindicalista al elegir a su dirigencia. Propuso eliminar la obligación de los sindicatos de entregar al Centro de Conciliación registros sobre su patrimonio. Además, pidió que ese Centro sólo verificara los procesos de elección de los sindicatos a propuesta del propio órgano. Su posición fue avalada por el diputado Pavón, pero la mayoría de la comisión desechó el planteamiento.   Por Nayeli Cortés y Elena Soto oos