Haz tu denuncia aquí

Reciben miles a la primavera

mexicanos acuden a zonas arqueológicas a recargar energía; no hay ceremonias oficiales

NACIONAL

·
Aunque la mayoría de los mexicanos identifica el 21 de marzo como el inicio de la primavera, el equinoccio que da entrada a a la segunda estación del año se registró ayer a las 15:58 horas. Los principales sitios arqueológicos en el país congregaron a miles de personas, quienes acudieron en su mayoría vestidos de blanco para recibir a la primavera y llenarse de energía. De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Teotihuacán, Chichén Itzá y Tulum concentran el mayor número de visitantes durante esta época. Ayer no fue la excepción. En esos sitios se realizaron ceremonias, no oficiales, para celebrar el evento. En Teotihuacan, a las 15:58 horas el silencio llegó y decenas de manos se alzaron en la cima de la Pirámide del Sol. No se rezó por tener una primavera con dinero o suerte, sino porque la sociedad sea más conciente del entorno que le rodea. “Estamos aquí reunidos para dar un nuevo inicio, a un nuevo comienzo y qué sea para bien. Hay que agradecer por los elementos que nos dan vida”, rezó la señora Claudia Díaz, una asistente de la ceremonia. El acto no rebasó los 10 minutos, pero como si fuera un festejo de Año Nuevo, algunas personas se abrazaron y permanecieron otros momentos para continúar meditando con cuarzos en sus manos.   SE LLENAN DE ENERGÍA [caption id="attachment_488640" align="alignnone" width="640"] FOTO:CUARTOSCURO[/caption] Aunque no está comprobado que subir a una pirámide recargue la energía, hasta ayer habían acudido cerca de 86 mil visitantes en los últimos cinco días a Teotihuacan; hoy se espera que lleguen 50 mil. Sin embargo, la afluencia ha disminuido. A finales de los 90, la llegada de visitantes nacionales y el extranjeros a este centro ceremonial tan sólo el día del equinoccio de primavera era de 150 mil personas, de acuerdo con Roberto Rivero, director de la Zona Arqueológica de Teotihuacán. En entrevista, comentó que en los últimos 12 años se realizaron una serie de protocolos para priorizar que la gente pueda llegar a la cima de la Pirámide del Sol. “Ha cambiado mucho la perspectiva de visita. Vienen muchas personas a las pirámides pero ya no con esta idea de la energía” apuntó. Sobre la falta de veracidad de que la gente se pueda llenar de energía , el arqueólogo apuntó que cualquier persona es libre de sentir lo que desea en este centro, también llamado El Valle de Los Muertos. En otras zonas, como Chichén Itzá y Palenque se realizan operativos para que los monumentos prehispánicos no sean dañados.   Por José Ríos oos

Temas