Haz tu denuncia aquí

Nombre de El Lazca aparece en iglesia que presuntamente financió en El Tezontle

NACIONAL

·
PACHUCA. Hace 6 años y cuatro meses que la Marina Armada México aseguró que lo privó de la vida en un enfrentamiento en Progreso, Coahuila, pero el nombre de Heriberto Lazcano Lazcano, uno de los fundadores y ex líder de Los Zetas, sigue presente en la colonia El Tezontle, de esta capital, donde creció hasta enlistarse en el Ejército y después ser parte del crimen organizado.   En la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, por cuya posible construcción con recursos de procedencia ilícita la entonces Procuraduría General de la República (PGR) inició una averiguación previa en 2010 (AP/PGR/PACH/I-V/752/2010), está escrito su nombre con pétalos de flores amarillas, remarcadas las zetas, como el nombre del cártel que encabezó.   El Día de la Candelaria, cuando la feligresía católica conmemora la presentación de Jesucristo en el Templo de Jerusalén, 40 días después de su nacimiento, como mandaba la Ley de Moisés, también es la fecha en la que El Tezontle recuerda a quien consideran su benefactor.   En esta iglesia, el 2 de febrero de 2009, fue inaugurado el Centro de Catequesis Juan Pablo II, y una placa agradecía el donativo al Z3. Como en este día, Heriberto Lazcano Lazcano estaba escrito entonces sobre el metal, junto al Salmo 143: “Señor, escucha mi oración, atiende a mis plegarias, respóndeme, tú que eres fiel y justo".   Los colonos llegaron al recinto religioso con esculturas del Niño Dios para que fueran bendecidas; se persignaron ante la cruz de metal que caracteriza a este templo; una réplica de esta cruz se encuentra a unos metros, en el panteón ejidal de San Francisco, donde el también denominado Verdugo erigió un mausoleo, junto a las tumbas de sus padres.   Con Las Mañanitas a la virgen, a las 7:00 de la mañana iniciaron los festejos, ya con la fachada adornada con corolas florales para resaltar el nombre de quien fue el segundo objetivo prioritario del gobierno de Felipe Calderón, sólo detrás de Joaquín El Chapo Guzmán; la misa fue a las 10:00, y a las 2:00 una peregrinación por parte de los devotos, en honor a La Candelaria.   Pero el programa, cuyos eventos son gratuitos, igualmente incluye un jaripeo, exposición de gallos y puerco encebado, así como la presentación de jinetes del Compa Güero. A las 9:00, la previa al evento estelar es un gran baile sorpresa en el campo de futbol –donde, con El Lazca al mando de Los Zetas, se llegó a presentar la banda Jerez–, para después concluir el día con un espectáculo piromusical para la quema del castillo.   Corridos en honor a El Z3, como el de la Pagua, resaltan que siempre lleva en su memoria que oriundo es de El Tezontle; sin embargo, la relación entre el capo y la colonia donde creció no sólo se restringe a la información que proporcionan estas composiciones: cuando la DEA buscaba a El Lazca, en el auge del cártel, éste se refugió en el sitio donde edificó la iglesia, según un testimonio de Rufino, un testigo colaborador de la PGR.   El relato, parte de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/150/2009, refiere que el cártel del Golfo, y en ese entonces su guardia armada que eran los Zetas, habitaron dos casas de seguridad en El Tezontle cuando tomaron la plaza de Hidalgo: una era para Osiel Cárdenas Guillén y su grupo de sicarios; la otra, quedó para Lazcano.   Los días 7 de octubre, incluido el último de 2018, en la iglesia igualmente se lleva a cabo una homilía en la que se muestra a la entrada la fotografía del Lazcano, la misma que exhibía la PGR para ofrecer una recompensa de hasta 30 millones de pesos “a quien o quienes proporcionen información útil, veraz y oportuna que auxilie eficientemente a su localización y detención efectiva”, según el programa de recompensas publicado desde el 20 de marzo de 2009 en el Diario Oficial de la Federación (DOF).   La fecha fue elegida porque es cuando la Marina afirma que lo asesinó en un enfrentamiento en Coahuila, en 2012, aunque el cuerpo, que fue robado en una carroza fúnebre en Sabinas, no arribó al panteón ejidal.   Por Áxel Chávez/ Corresponsal

Temas