Haz tu denuncia aquí

Culiacán retoma la tranquilidad

tras un mes del fallido operativo, los sinaloenses recuperan el control de sus calles y espacios

NACIONAL

·

 Ha transcurrido un mes desde el operativo fallido que implementó el gobierno federal para capturar a Ovidio Guzmán, que puso a la población culiacanense en medio de la violencia que se desató por el rescate del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Mientras el Congreso de Sinaloa citó a declarar a funcionarios estatales por las acciones del 17 de octubre, la vida habitual se abre camino.

Al día siguiente de los bloqueos en las principales avenidas del sector Tres Ríos, al norte de Culiacán, la ciudad estaba desolada. La mayoría de los comercios en el centro permanecieron cerrados, las clases fueron suspendidas y muchos no acudieron a sus trabajos. Además, el servicio de transporte era irregular.

El siguiente fin de semana, Culiacán volvió a ser noticia, pero ahora con la marcha denominada Culiacán Valiente, que fue organizada por ciudadanos para retomar las calles.

 

[caption id="attachment_742988" align="aligncenter" width="600"] HUELLAS. Algunos negocios aún muestran
los daños que dejaron las balas de ese día. Foto: Cortesía de Guillermo Vega.[/caption]

Vestidos de blanco y acompañados de sus familias, caminaron por el bulevar Enrique Sánchez Alonso que atraviesa Tres Ríos, y donde ocurrieron los principales bloqueos.

En el informe mensual de la incidencia de homicidios por municipio de la Fiscalía General de Sinaloa, se reportó que ese jueves hubo 15 fallecidos.

Los primeros días, después del culiacanazo, ciudadanos y empresarios iniciaron labores para restablecerse. El gobierno estatal, que encabeza Quirino Ordaz, anunció créditos para empresarios y la Comisión Estatal de Atención a Víctimas del Delito inició la labor de acercamiento con la ciudadanía.

Es estos 30 días, en Chihuahua y Guerrero se han registrado hechos similares a los vistos en Culiacán.

En el primer caso, en Ciudad Juárez fueron incendiados 15 vehículos, luego de que se dio a conocer que habría una revisión en un penal. En el segundo caso, el gobernador Héctor Astudillo alertó de que grupos delincuenciales, que también han quemado vehículos, parecía que quieren emular lo ocurrido en Culiacán.

En las calles de la capital sinaloense donde ocurrieron los bloqueos ya no se ven las cenizas, pero las fachadas de los comercios dañados cuentan otra historia.

Ahí, las huellas de los impactos no quedaron cubiertas, ni con la resanada de los muros, incluso hay locales que no han podido reparar sus fachadas y cristales.

En cafés, restaurantes, avenidas o en plazuelas, los temas convergen alrededor de “las balaceras”. La gente continúa su vida, pero aún platica qué hacían ese día, dónde los agarró, qué sintieron y cómo vivieron el jueves negro.

Por Karen Bravo



lctl

Temas