Haz tu denuncia aquí

Cercan a los anarcos

l Un grupo de embozados lanzó petardos, rompió cristales, pintó paredes e intimidó a los asistentes a la marcha conmemorativa de la matanza estudiantil de 1968

NACIONAL

·

En una fecha para recordar a los caídos durante la matanza de Tlatelolco en 1968, grupos de encapuchados causaron destrozos, intimidaron a manifestantes y a las personas que integraron el cinturón de la paz.

El resto de los contingentes, conformados por estudiantes, ciudadanos y trabajadores sindicalizados e independientes –10 mil– marcharon sin contratiempos desde la Plaza de las Tres Culturas al Zócalo.

A las 16:03 horas el primer grupo de embozados se hizo ver. Atacó la entrada del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en Tlatelolco, que resguarda la zona arqueológica.

Al menos ocho personas con el rostro cubierto y vestidas de negro, rompieron con palos los cristales de la recepción y pintaron las paredes con aerosol.

Una mujer, venas saltadas en el cuello, lanzó gritos: “Destápense la cara, cobardes”. Ello provocó que algunos presentes voltearan y chiflaran; en ningún momento hubo intercambio verbal o físico.

Se replegaron para después reagruparse en el a esquina de Lázaro Cárdenas y Ricardo Flores Magón. Eran casi 40.

En su andar, porro o estopa con activo en mano, lanzaban consignas como “muerte al Estado” o “ni Guardia Nacional ni cinturón de paz”.

En medio de éste, conformado por 12 mil empleados del gobierno local, colocado en las aceras del eje Central, los encapuchados avanzaron.

En el bajo puente, grafiteado con consignas, estallaron varios petardos. En ese momento, el grupo de encapuchados quedó aislado, pues todos a su alrededor corrieron.

En las intersecciones con República de Perú, Belisario Domínguez y República de Cuba, protegidas por el cinturón de paz y detrás de ellos, elementos de la Unidad Táctica de la Atención a la Población (UTAP) de la Secretaría de Seguridad Ciudadana local, los rijosos intentaban provocar a los trabajadores gubernamentales: “Me dan asco porque protegen a los puercos”.

En Belisario Domínguez lanzaron a los uniformados una bomba molotov malograda.

5 de Mayo fue la zona crítica. A las 17:52 horas, coincidieron violentos y elementos de la SSC. Se encararon, lo que sería la constante a lo largo de la calle.

En tres ocasiones tuvieron encontronazos, cruzaron golpes, botellazos e incluso se lanzaron cohetones.

A su paso, los vestidos de negro rompieron cristales de algunas puertas o de expendios de periódicos, además de las pintas en cabinas telefónicas y en varias fachadas.

A la altura de Palma, los policías llevaron a cabo un encapsulamiento para frenar los actos de violencia.

Algunos de los encapuchados lograron escapar.

Otro grupo causó destrozos y lanzó petardos contra el cinturón de paz y los manifestantes.

Una joven, del grupo Marabunta, denunció el robo de su celular a manos de un policía.

El objetivo de estos grupos era provocar un escenario de represión en donde los elementos de la Policía de la Ciudad de México utilizaran la fuerza de forma generalizada contra los asistentes, lo cual no ocurrió", afirmó el gobierno.

El saldo fue de 14 lesionados, tres que ameritaron traslado al hospital.

 

[gallery link="file" size="full" ids="682115,682116,682117" orderby="rand"]

POR CARLOS NAVARRO

eadp

Temas