Haz tu denuncia aquí

¿Qué pasó el 2 de octubre? Todo lo que debes saber si eres millennial

NACIONAL

·

Uno de los episodios más amargos en la historia de México, fue la represión y estudiantil de 1968 que terminó con un masacre en la Plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco.

Todo comenzó hace 51 años con un conflicto entre dos de las escuelas de nivel superior más importantes del país: UNAM e IPN.

https://twitter.com/elheraldo_mx/status/1047144927597981696?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1047144927597981696&ref_url=https%3A%2F%2Fheraldodemexico.com.mx%2Ftendencias%2F2-de-octubre-del-68-para-millenials%2F

El 22 de julio de 1968, tras un conflicto entre estudiantes de la vocacional 2 del Instituto Politécnico Nacional y de la escuela particular Isaac Ochoterena, que estaba incorporada a la UNAM, el cuerpo de granaderos detuvo a varios estudiantes.

Esto generó el descontento de la comunidad estudiantil  que entró en paro de labores, esa medida derivó que policía y el Ejército entran en varias escuelas.

Jóvenes se unieron para alzar la voz

Diversas escuelas se juntaron para protestar contra el autoritarismo que perneaba en la vida política del país, mayores libertades políticas y civiles, así como la libertad de presos políticos.

Exigían la desaparición de del cuerpo de granaderos y la destitución de los jefes de policía de la capital del país.

Posteriormente se constituyó el Consejo Nacional de Huelga (CNH), conformado por más de 200 estudiantes de 75 escuelas. 

Los estudiantes presentaron un pliego petitorio con los siguientes puntos:

  1. Libertad a los presos políticos.
  2. Derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal que constituían el delito de la disolución social.
  3. Desaparición del cuerpo de granaderos.
  4. Destitución de jefes policíacos
  5. Indemnización a los familiares de las víctimas desde que comenzó el conflicto
  6. Deslindamiento de responsabilidades de los funcionarios culpables de los hechos

Durante este periodo hubo diversas manifestaciones, pero una de las más recordadas fue la realizada el 27 de agosto cuando se congregaron para marchar del Museo de Antropología al Zócalo capitalino donde una bandera rojinegra fue izada en el asta. 

Un presidente represor

Como era de esperarse, el gobierno del expresidente Gustavo Díaz Ordaz no vio con buenos ojos el movimiento y lo criminalizó, bajo el argumento de que buscaba derrocarlo e implementar un régimen comunista.

Tras varios meses de protestas y con los Juegos Olímpicos en puerta, se dio la última congregación en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco. El Gobierno tuvo al Ejército vigilando todo el tiempo el acto, pues temía que fuera tomada la Torre de la Secretaría de Relaciones Exteriores que se encontraba justo en esa zona.

Todo transcurría de manera tranquila cuando dos bengalas iluminaron el cielo, causando desconcierto entre los presentes, pero la orden inminente de disparar contra todo aquel que se encontraba en la plaza. 

El grupo encargado de jalar el gatillo en repetidas ocasiones fue el Batallón Olimpia, quienes vestidos de civiles rodearon y disolvieron con disparos el movimiento. Su distintivo era un pañuelo o guante blanco. 

https://twitter.com/elheraldo_mx/status/1047129073707696129?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1047129073707696129&ref_url=https%3A%2F%2Fheraldodemexico.com.mx%2Ftendencias%2F2-de-octubre-del-68-para-millenials%2F

Muchos estudiantes y civiles fueron detenidos y enviados a diversas cárceles, mientras que otros desaparecieron, sin que hasta la fecha se tenga idea de dónde están.

El 12 de octubre se llevó a cabo la inauguración de los Juegos Olímpicos, bautizados como La olimpiada de La Paz.

El Gobierno dijo un día después que sólo habían muerto 20 personas. Fue hasta el quinto informe de gobierno, un año después, cuando Gustavo Díaz Ordaz aceptó, entre aplausos, la responsabilidad cabal de los hechos.

Redacción Digital El Heraldo de México
dzd