Haz tu denuncia aquí

A 2 años del homicidio de jóvenes se mantiene impunidad en Ixmiquilpan

NACIONAL

·
Dos años después, los homicidios de Fredy Cruz Martínez y de Alan Giovani Gutiérrez Contreras, acaecidos durante una manifestación por el incremento a los precios de los combustibles el 5 de enero de 2017 en Ixmiquilpan, Hidalgo, continúan impunes, pese a que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJEH) encontró indicios de la posible responsabilidad de elementos de la Policía Federal (PF) y remitió la investigación a la PGR. La carpeta de investigación 07-2016-00015, iniciada por la fiscalía estatal tras el asesinato de Fredy, incluye un video en la que se observa al originario de la comunidad de Maguey Blanco, en el Valle del Mezquital, caído y, con la sangre que fluye de su abdomen porque ahí penetró una bala, grita: “ayúdenme, no me dejen solo”. La madre de Fredy, Albina, reconoció que no pudo terminar de ver la grabación de la agonía de su hijo, que la PGR posee desde el 14 de febrero de 2017, cuando las posibles pruebas para esclarecer el crimen le fueron enviadas, según el exprocurador Ramiro Lara Salinas. En el clip, al joven –que en ese momento tenía 22 años– lo levantan de la espalda, entre el tumulto desarmado contra quien van dirigidos los disparos. Desde dos días después de su asesinato, en la ceremonia fúnebre que se llevó a cabo frente a las instalaciones de la delegación de la PF en Ixmiquilpan, los deudos aseguraron que fueron los agentes quienes dispararon en la confrontación e identificaron a uno, al que conocen con el sobrenombre de El Puma, como uno de los agresores. La identidad y número de elementos posiblemente implicados fue reservado por la PGJEH, al argumentar que la indagatoria continuaba, pero a cargo de la Procuraduría General de la República. En el caso de Alan Gutiérrez, él trabajaba de vigilante en Comercial Mexicana, donde ocurrió el primer enfrentamiento. “Él me mantenía a mí, él pagaba los gastos de la casa, donde vivíamos mi nieta, mi hijo y yo”, contó su madre días después del crimen por el que quedó sin sustento y, a dos años, sin justicia. Por Áxel Chávez cfe

Temas