Haz tu denuncia aquí

Agentes de la FGE de Chihuahua detienen a presuntos asesinos de activista Julián Carrillo

NACIONAL

·
Con un cerco de 200 agentes en la sierra tarahumara, autoridades de Chihuahua detuvieron a dos presuntos asesinos del activista rarámuri, Julián Carrillo Martínez. Carrillo Martínez fue privado de la vida el 24 de octubre pasado en la comunidad de Coloradas de la Virgen, municipio de Guadalupe y Calvo, Chihuahua, pese a ser beneficiario del Mecanismo Federal de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaria de Gobernación. Carrillo Martínez ya había abandonado la sierra de Chihuahua, después del asesinato de cuatro integrantes de su familia, pero tuvo que regresar por la muerte de su hija. El titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de Violaciones a los Derechos Humanos y Desaparición Forzada de Chihuahua, Francisco González Arredondo, informó que tras un operativo fueron detenidos dos jóvenes de 17 y 29 años como probables responsables. Los detenidos fueron identificados como José Feliciano R. M, de 29 años, y P.C.C, de 17 años, ambos originarios del poblado Las Papas, en Baborigame, Guadalupe y Calvo. El fiscal informó que José Feliciano también es imputado por el homicidio del hijo de Julián Carrillo, Víctor Carrillo Carrillo, ocurrido el 8 de febrero de 2016 en Cordón de Mercedes, Guadalupe y Calvo. Dijo que los dos detenidos serán procesados además por tentativa de homicidio calificado en perjuicio de una tercera víctima con resguardo de identidad. Informó que desde que ocurrió el homicidio del activista se conformó un grupo multidisciplinario de ministerios públicos, peritos, analistas criminales y policías de investigación. Tras la investigación, el 20 de noviembre pasado, un Juez del Tribunal de Control del Distrito Judicial Mina, con sede en Guadalupe y Calvo, concedió las órdenes de aprehensión de los dos hombres. El director de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), Hugo Mendoza Castellanos, explicó que se realizó un operativo especial de búsqueda, localización y captura de los responsables, que fue de alta complejidad, debido a la topografía de la zona donde se desarrolló. Dijo que los detenidos tenían ventaja al conocer el terreno y así poder ocultarse o desplazarse fácilmente para evadir la captura, por lo que se planeó un cerco por días con 200 agentes.
“Desde la parte más alta empezamos a percibir que ellos nos ubicaban cuando descendíamos, entonces lo que empezamos a hacer es a infiltrar gente en la noche, por cuatro días; empezamos a generar un pentágono en donde las partes de arriba descendían y estas personas que se encontraban debajo de la barranca, percibían y ya no podían moverse. Al quererse mover a otro lado del pentágono, bajábamos hasta que se hizo un cerco y se pudo en un momento dado contener el desplazamiento que tenían, cuando entrábamos nada más por un punto”, explicó.
González Arredondo destacó que con los análisis criminológicos obtenidos en la indagatoria sobre el homicidio de Julián Carrillo, se logró asociarlo con  la muerte de su hijo, Víctor Carrillo Carrillo, el 8 de febrero de 2016. Los detenidos serán trasladados al Centro de Reinserción Social (Cereso) de la ciudad de Parral, donde serán recluidos y presentarlos ante un Juez de Control del Distrito Judicial Mina, para formularles cargos, las medidas cautelares y la posible vinculación a proceso. Por Luna Mart´ínez  

Temas