Haz tu denuncia aquí

Volvimos y fuimos millones

una vez más, el 19s vino a nuestra memoria y nos llevó a la calles, donde recordamos a los ausentes y ensayamos un megasimulacro

NACIONAL

·
El 19S es un día destinado a la recordación y a la acción: conjugar el pretérito para encarar el futuro. Dos años, 1985 y 2017, que dotaron de nuevos significados a una ciudad prolija en calamidades y también en milagros. Traer a la memoria la muerte, el miedo, la angustia, la pérdida en sus diferentes facetas, generó estrés en los capitalinos, quienes pasadas las 13:00 horas, aportaron una dosis de caos al megasimulacro. Es un reencuentro doloroso. Una cita que no debió existir en su calendario, donde el llanto y la añoranza se dieron cita.   [caption id="attachment_368591" align="alignnone" width="640"] TLATELOLCO. En el Memorial Nuevo León se encendieron 472 velas en recuerdo de los muertos.[/caption] Familiares de las víctimas mortales del edificio 286 de Álvaro Obregón llegaron a la misma calle donde hace un año colapsó el edificio, donde rescataron a 29 sobrevivientes y a 49 personas sin vida. Junto a rescatistas, voluntarios, médicos y vecinos, entre el dolor y los recuerdos de los 15 días que compartieron vida juntos al pie del derrumbe, portaron fotografías de los que ya no están, mensajes con las palabras que ya no pudieron decirles; encendieron veladoras y pusieron ramos de flores blancas y coronas fúnebres. “Muchos de ustedes se nos acercaban a pedirnos ‘por favor salva a mi hijo, o a mi hija, a mi esposa’, en ese momento no podíamos decir lo que estaba pasando en realidad, no queríamos verlos sufrir más. Les pido perdón, porque mi deseo no era mentirles, ni confundirlos, solo queríamos que no sufrieran más. Por favor, perdón”, dijo Axel Cohen, ingeniero estructural, quien trabajó día y noche en los rescates. Coronas florales y globos blancos enmarcaron la carpa en la que padres, familiares y amigos recordaron con una misa a las 26 víctimas mortales del Colegio Enrique Rébsamen.   [caption id="attachment_368587" align="alignnone" width="640"] Una familia hace un alto en el camino para elevar una oración por los fallecidos en el Rébsamen.[/caption] En privado, con el resguardo de personal delegacional y de la SSP, los deudos evocaron a sus muertos. A lo lejos se escuchaba la voz del sacerdote que encabezó la ceremonia religiosa. “Una escuela tiene que ser la segunda casa de un niño, más no su tumba”, dijo con la voz entrecortada Alejandro Jurado, padre de Paola. Con la fotografía de la niña entre sus manos, acusó que los niños no murieron por el sismo, sino por omisiones, negligencia y corrupción que le permitieron a Mónica Villegas, dueña del centro educativo, operar sin un programa de Protección Civil. “Este colegio debió haber estado cerrado”, sentenció. Al minuto de silencio por las víctimas, le sucedió el puño en alto y el sonido de la alerta sísmica que de inmediato provocó el llanto de las personas que escuchaban también el sobrevuelo de un helicóptero de la SSP. [caption id="attachment_368590" align="alignnone" width="640"] Un helicóptero de la SSP aterriza en Reforma e Insurgentes como parte de las acciones del simulacro[/caption]   El desplome de un puente que unía dos edificios en el Tec de Monterrey, campus CDMX, acabó con la vida de los alumnos Juan Carlos, Luis Manuel, Rubén, Alex y Edgar. La comunidad universitaria los recordó. Tras un minuto de silencio, más de 500 asistentes, entre ellos, José Ramón Amieva, presenciaron la ceremonia memorial. Salvador Alva, presidente del Tec, dijo: “lo que más nos mueve hoy y que nos ha tocado los corazones es la difícil pérdida de nuestros alumnos”. En Tlatelolco, vecinos y sobrevivientes del terremoto de 1985, así como miembros del grupo de rescatistas Topos, se reunieron en el Memorial Nuevo León, donde estaba el edificio del mismo nombre que colapsó, para asistir a una misa solemne en la que se encendieron 472 velas, en memoria de cada una de las personas contabilizadas oficialmente como fallecidas. Millones de personas participaron en el megasimulacro que este año incorporó escenarios de desastre pespecífico en diversos puntos de la capital. Las acciones más espectaculares se llevaron a cabo en Reforma, donde rescatistas maniobraron en situaciones de alto riesgo.Katya López, Lizeth Gómez, Carlos Navarro, Juan L. Ramos y Manuel Durán. POR REDACCIÓN