Haz tu denuncia aquí

Inversión desigual pega a 11 alcaldías

El desarrollo se concentra en 5; en el resto, transporte, mercados y trabajo, es marginal

NACIONAL

·
La ciudad central, conformada por cinco delegaciones —Álvaro Obregón, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza—, ha concentrado la inversión pública en los últimos 20 años y tiene más accesibilidad que las 11 restantes. En las primeras hay entre 43 y 67 mercados públicos a un tiempo de traslado de 20 minutos, mientras que en demarcaciones como Iztapalapa (la más poblada), éstos se reducen a entre uno y cinco, de acuerdo con un diagnóstico realizado por el World Resources Institute (WRI) llamado índice de Equidad Urbana. Jorge Macías, director de Desarrollo Urbano de WRI, aseveró que los mercados sobre ruedas y tianguis han sido de mucha ayuda justamente donde no hay mercados. Lo mismo ocurre con el transporte: el de menor acceso y más caro se localiza en demarcaciones como Tlalpan, Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Xochimilco. También ocurre en zonas de la delegación Gustavo A. Madero que colindan con el Estado de México. En contraste, en las demarcaciones céntricas el transporte es de alta accesibilidad y de bajo costo. En tanto, los cuadrantes cercanos al Aeropuerto Internacional hay un transporte caro, aunque con gran disponibilidad. De acuerdo con el índice, mientras que en la zona central hay de 102 a 166 estaciones de transporte masivo, en las demarcaciones de la periferia hay entre uno y 11. Incluso, en algunas colonias, los cuajimalpenses, tlalpenses, contrerenses, xochimilcas, milpaltenses y tlahuicas carecen de acceso a alguna estación masiva. “La planeación se focalizó en la inversión y no en incrementar oportunidades sociales”, dijo Macías en entrevista con El Heraldo de México. Aseveró además que las oportunidades laborales también son escasas con respecto al tiempo de traslado. Los empleos accesibles a 30 minutos se concentran en la zona centro, en donde la oferta supera uno a 11 los existentes en otras demarcaciones. El especialista del WRI señaló que dicha inequidad es resultado de la visión de ciudad centrada en la actividad económica y la inversión, y no en las oportunidades. Aunque consideró que es entendible la inversión en la “ciudad central” porque la actividad económica se centraliza: “hay algunos elementos de equipamientos públicos que no deberían obedecer a la dinámica económica, sino a la oportunidad y bienestar de los habitantes, empezando por los que menos tienen. “En el pasado se asumía que si fomentábamos polos de actividad económica muy fuertes, éstos iban a, en algún momento, a derramar recursos hacia otras partes. Sin embargo, esto no pasó en los últimos 20 años, sólo se fue incrementando la desigualdad”, expresó. Por Lizeth Gómez de Anda

Temas