Haz tu denuncia aquí

Presume Elba: libró prisión... y reforma

NACIONAL

·
Elba Esther Gordillo regresó a la vida pública de México arropada lo mismo por ex liderazgos del SNTE y docentes de a pie que por los miembros de su familia que la han ayudado en la construcción de su emporio magisterial. Doce minutos de un discurso pronunciado a ratos de memoria y otros con ayuda del apuntador, marcaron el regreso de la mujer que por más de 20 años encabezó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), considerado el más poderoso de América Latina. Casi un sexenio estuvo presa acusada de defraudación fiscal, lavado de dinero y delincuencia organizada. El 7 de agosto, las acusaciones por los delitos más graves que se le imputaron se vinieron abajo y su abogado, Marco Antonio del Toro anunció su liberación; 13 días después, el salón Castillo del hotel Presidente Intercontinental dispuso lo necesario para la reaparición de la maestra. “Guarden los carteles, hasta que termine (el evento)”, pedía una de las organizadoras a quienes mostraban una cartulina con la leyenda: “Bienvenida, los maestros de Xochimilco confiamos plenamente en usted”. A las 11:01 de la mañana, Elba Esther ocupó el estrado para concluir: “Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”. Reconoció que el país cambió y ella también. Su propia transformación fue evidente en el atuendo muy distinto a los que solía lucir en sus épocas de gloria. Los ajuares que superaban los 200 mil pesos dieron paso a zapatos de tacón mediano, pantalón recto y saco negro, al parecer Chanel, acompañados por una blusa blanca y pequeños aretes. La coleta con la que la fotografiaron tras la rejilla de prácticas fue sustituida por un degrafilado con luces doradas. Gordillo se mostró y desató la ovación de maestros, mayoritariamente de las secciones 9 y 36; llegaron desde las 8 de la mañana sin importarles el inicio del ciclo escolar. Por Diana Martínez y Nayeli Cortés