Haz tu denuncia aquí

Vigilará que las finanzas sean sanas

la senadora electa por el tricolor tiene como prioridad que la ley 
de ingresos sea realista

NACIONAL

·
Vanessa Rubio aseguró que, como senadora electa, vigilará que la Ley de Ingresos sea realista y que ninguna de las propuestas de quien será Presidente de México, ponga en riesgo las finanzas públicas. Aceptó que la derrota electoral de José Antonio Meade fue producto de una sociedad enojada con los gobiernos ?tradicionales. En entrevista con El Heraldo de México, manifestó su interés en formar parte de la comisión que acompañe la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte y aclaró que no se afilió al PRI para obtener su escaño. Rubio es uno de los personajes más cercanos a José Antonio Meade, quien fuera candidato presidencial de la coalición PRI–PVEM–Panal. “Para mí son importantes los temas financieros y fiscales. México es la undécima economía, hay que mantener el superávit primario que ha permitido la consolidación fiscal e, independientemente de los programas que vaya a impulsar el gobierno (encabezado por Andrés Manuel López Obrador), debemos mantener finanzas públicas sanas”, indicó. Por ello, dijo, revisará con lupa los impactos económicos del traslado de diversas dependencias de gobierno a distintas entidades federativas y del adelgazamiento de la Administración Pública Federal. “En algunos casos va a implicar ahorros y en otros gastos adicionales. Lo que tenemos que ver en la Ley de Ingresos es que existan los ingresos suficientes para poder tener un Presupuesto de Egresos con fondeo y financiamiento, que no implique más deuda porque lo que se ha hecho en los últimos años es caminar hacia la consolidación fiscal que implica reducir la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto”.   La administración de Enrique Peña Nieto ha sido criticada porque aumentó el nivel de endeudamiento... Esa es una apreciación incorrecta. Las calificadoras y los organismos de internacionales miden la deuda como porcentaje del PIB y la deuda respecto al PIB, en los últimos tres años, ha disminuido de manera sensible. Llegó a estar por arriba de 50 por ciento del PIB y ahora está en 46 por ciento. La prueba de que se ha reducido es que las calificadoras han mejorado la perspectiva económica de México, en varios casos. ¿Qué recomendaciones daría al gobierno entrante para mantener las finanzas públicas sanas? Hay que esperar los tiempos. Faltan meses para que concluya esta administración que ha conducido las finanzas públicas de manera sana y adecuada. Hay que esperar que las autoridades tomen posesión y conozcan los detalles de la hacienda pública. Ahora no es tiempo para hacer recomendaciones. ¿Qué le parece la propuesta de nombrar a Carlos Urzúa como secretario de Hacienda, y a Marcelo Ebrard como canciller? Usted trabajó en ambas dependencias con Meade a la cabeza. Me abstengo de opinar. El ganador de las elecciones debe decidir quién encabeza las dependencias del Ejecutivo. No los conozco personalmente. ¿Tuvo que afiliarse al PRI para conseguir su escaño? No, yo soy simpatizante del PRI, no estoy afiliada, pero me mantendré en su bancada en el Senado. ¿Le satisface el nombramiento de Miguel Ángel Osorio Chong como coordinador parlamentario del PRI? Decidimos su nombramiento por unanimidad. Si algo tiene que hacer el PRI, hoy, es mantener cerradas las filas. Estamos seguros que todos vamos a trabajar manteniéndonos unidos en lo que a visión estratégica se refiere. Lo veo muy bien. Aunque solamente es simpatizante del PRI, ¿se involucrará en el proceso de reflexión sobre la derrota electoral? Sí, porque tenemos mucho que aportar. Al final del día, es el partido por el cual estaré trabajando en el Senado y me interesa que esté vigente, que sea cercano a la sociedad, que tenga representatividad entre la ciudadanía y se acerque a sus militantes, pero también a sus simpatizantes. Sin duda será un proceso en el que participaré. ¿Qué causó la derrota? Usted formó parte del equipo de campaña de José Antonio Meade. En México, la ciudadanía tenía mucho enojo contra los gobiernos que tradicionalmente habían gobernado este país, (por eso), decidió que quería un cambio, algo distinto a lo que conocía. En democracia hay que respetar, aceptar y entender que los ciudadanos cada vez exigen más. POR NAYELI CORTÉS