Haz tu denuncia aquí

Vivir bajo la sombra de un volcán

NACIONAL

·
Cerca de 59 millones personas, que equivale a 50 por ciento de la población mexicana vive cerca de uno de los 48 volcanes activos que hay en el país, en un radio de 100 kilómetros o menos, distancia considerada como zona de riesgo, según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). Sin embargo, la vulnerabilidad se estima sólo en casos extremos, debido a que la actividad volcánica ha sido relativamente baja, aunado al monitoreo continuo, aseguró Amiel Nieto, jefe de vulcanología del Cenapred. “En el país, además del continuo monitoreo, se toman medidas para desalojar a la población cercana y mantenerla segura. En el caso del Volcán de Fuego (en Guatemala), la tragedia ocurrió porque la gente se confió y no hubo tiempo de evacuar”. El último desastre volcánico en México tuvo lugar en Chiapas en 1982, tras la erupción del volcán Chichón, que estuvo inactivo 550 años. En caso de una erupción, la población que vive en un radio de 10 kilómetros es directamente afectada por la lava, mientras que de 30 a 100 kilómetros los daños son por la ceniza, en mayor o menor proporción, la cual es tóxica, pues está compuesta de fragmentos muy finos de rocas, lo que la hace corrosiva e irritante, por lo que debe evitarse su aspiración e ingesta. Ésta puede generar derrumbes si se acumula en los techos, provocar enfermedades respiratorias de gravedad e irritación en piel y ojos, así como afectaciones en la movilidad, pues generan un piso resbaloso para los automóviles. Además, su presencia puede extenderse, como ocurrió en 2013, cuando una erupción del Popocatépetl provocó la cancelación de vuelos hasta el aeropuerto de Toluca, ubicado a 130 kilómetros del volcán.
  • Activos
De acuerdo con el Cenapred, de los casi tres mil volcanes que hay en México, 48 están activos, es decir, que han hecho erupción en los últimos mil años y pueden desarrollar actividad eruptiva en un futuro; no obstante, el Instituto de Geofísica de la UNAM contabiliza sólo 12, mientras que el Instituto Smithsonian reporta 18. Esa variación en el número de volcanes activos, se debe a que cada organismo tiene sus parámetros para determinar la actividad, de acuerdo con el geólogo Amiel Nieto.     En el país, gran parte del vulcanismo está relacionado con la zona de subducción formada por las placas tectónicas de Rivera y Cocos en contacto con la gran placa de Norteamérica y la mayor parte de los volcanes activos se localizan en el llamado Cinturón Volcánico Transmexicano. Éste cruza por 13 entidades, de acuerdo con Víctor Espíndola, investigador del Servicio Sismológico Nacional (SSN).  
“Los movimientos de las placas tectónicas representan una liberación de energía de la Tierra y se perciben principalmente con los sismos y el vulcanismo”, dijo.  
Sin embargo, aseguró que esta clase de eventos naturales permite a los organismos encargados de la investigación, tener una mayor conciencia y cuidado respecto a los cuidados y medidas que se requieren ante un fenómeno de este tipo. POR FRIDA VALENCIA

Temas