Haz tu denuncia aquí

Lavaba carros... y dinero

NACIONAL

·
Rosalinda González Valencia, además de ser la esposa del líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera, El Mencho, fue dueña de un negocio de lavado de autos y se le relaciona con 73 empresas y personas físicas que lavaron mil 100 millones de pesos. La Procuraduría General de la República (PGR) realizó un cateo en 2017 y detectó que este negocio de lavado y lubricación de vehículos ya había sido vendido por González Valencia. Además, la mujer es investigada por ser una de las cinco accionistas de la empresa JJGOM SPRRL de CV, la cual no figura ante el Registro Público de la Propiedad. En la indagatoria se detalla que ingresó como accionista de esa empresa con un capital sólo de 9 mil pesos. Según la investigación de la PGR González Valencia, con otra persona, recibió recursos de una actividad ilícita, para después constituir y liquidar empresas que probabemente ocultaron el origen de ese dinero, así como transferir los activos recibidos a diversas cuentas bancarias para ese objetivo. A pesar de que la PGR envió ante un juez federal la carpeta de investigación por delincuencia organizada y logró que éste librara una orden de aprehensión, finalmente González Valencia fue vinculada a proceso por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Ahora su caso se llevará ante la justicia de Morelos, ya que el juez de control Iván Zeferín Hernández declinó competencia. Por el delito que se le señala, González Valencia podría estar en libertad, sin embargo, los fiscales solicitaron al juez que impusiera la medida cautelar de prisión preventiva justificada ante el riesgo de que la mujer se evada de la acción de la justicia. Sus familiares estuvieron presentes en la audiencia que se realizó en el Centro de Justicia Penal Federal de El Altiplano, en el Estado de México y esperaron varias horas a la resolución del juzgador, ya que éste determinó que ni ellos ni representantes de medios de comunicación estuvieran en la diligencia judicial. POR DIANA MARTÍNEZ