Haz tu denuncia aquí

Se venden votos como en mercado

l El costo de gobernar se da en función de la necesidad de la legitimación y, con electorado fiel, baja su precio y cuando escasean simpatizantes, el valor sube, según expertos

NACIONAL

·
XALAPA. Con casi seis millones de electores y un abstencionismo de 50 por ciento, los votos de los veracruzanos son como los jitomates: suben y bajan de precio de acuerdo con la demanda. En esta elección, cada voto puede cotizarse de 600 hasta mil pesos, en las colonias. A ese gasto se suma la movilización de los votantes, señaló un estratega electoral en Veracruz. Los partidos políticos no sólo diseñan estrategias de compra de voto, también forman grupos clientelares, instalan “casas seguras”, reparten despensas y movilizan electores para tratar de hacer triunfar a su candidato en las urnas, explicó. Veracruz es uno de los estados con más denuncias de compra de votos; existe el riesgo latente de un fraude electoral en este proceso, alertó el experto electoral e investigador de la Universidad Veracruzana (UV), Leopoldo Alafita Méndez. Destacó que la compra y venta del voto depende de la oferta y la demanda como en el mercado con los productos básicos. Y los partidos políticos recurren a ella porque buscan legitimidad para llegar al negocio del gobierno. “Usan la función pública para administrar negocios privados. Esto lo que permite es que se acumule en bienes particulares una cantidad inmensa de bienes públicos”. Es una clase política con negocios y privilegios, que en cada elección preservan canonjías, lo que encarece votos.   Denuncian ONG's Acción Ciudadana Frente a la Pobreza documentó, de abril a mayo de 2018, un total de 188 reportes de malas prácticas electorales, 63 por ciento a cambio de la credencial de elector, 22 por ciento por emitir su sufragio a favor de algún candidato, y 11 por ciento por acudir a un mitin. Cualquier modalidad de clientelismo requiere de una estrategia bien diseñada. La variante más antigua —ya casi obsoleta— consiste en enfocarse en las secciones electorales más grandes, que dan más votos”, señala la organización Dinero Bajo la Mesa, en un reporte. Un estratega electoral –que solicitó el anonimato– explicó a El Heraldo de México que en promedio se gana una casilla con la compra de 104 sufragios, según la diferencia entre el primero y segundo lugares; es decir, cuatro votos por calle y 16 por cuadra. Dijo que el PRI pide a sus operadores 10 votos a su favor por calle. Igual número pide el PRD y Acción Nacional va por 15. El gasto por seccional para comprar es de unos 100 mil pesos. POR NALDY RODRÍGUEZ

Temas