Haz tu denuncia aquí

Obrador es ungido como... ¿Caleb?

NACIONAL

·
De su reunión con la militancia del Partido Encuentro Social (PES), donde fue designado candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador salió convertido en un personaje bíblico. Ayer, en el evento político que por momentos parecía una homilía, el tabasqueño fue comparado con Caleb, un personaje de la Biblia que propuso a Moisés emprender la conquista de la tierra prometida, el lugar que hoy se conoce como Israel. La comparación de AMLO con este pasaje vino de Hugo Eric Flores, líder nacional del PES, quien tiene vínculos con organizaciones religiosas. “Nosotros pensamos que usted es Caleb y que está a punto de conquistar el Monte Hebrón”, dijo Flores a López Obrador, quien regresó este gesto con la promesa de elaborar una Constitución moral, promover el bienestar del alma e incentivar el amor al prójimo. [gallery size="full" ids="224785,224783,224781,224779,224777,224773"] Comentó López Obrador:
“La crisis actual se debe no sólo a la falta de bienes materiales, sino también a la pérdida de valores, de ahí que sea indispensable auspiciar una nueva corriente de pensamiento para promover un paradigma moral, del amor a la familia, al prójimo a la naturaleza y a nuestra patria”
La comparación bíblica estuvo acompañada de un video musical donde se ensalza la hazaña de Caleb y recuerda que, pese a las adversidades, pudo vencer a los “gigantes” que habitaban esas tierras que Dios había prometido a su pueblo. De acuerdo con esta historia bíblica, hubo 12 espías que enviados por Moisés fueron a explorar la tierra prometida, con fines de conquista. 10 llegaron pesimistas; pensaban que era una misión imposible, pero sólo Josué y Caleb fueron positivos. Transcurrido el tiempo, Caleb –convertido en un hombre viejo fue protagonista de otro episodio. Para concluir esta expansión sólo faltaba llegar al Monte Hebrón, lugar de gran valor político y espiritual para Israel, pero era habitado por “gigantes”. López Obrador, acompañado de su esposa Beatriz, aceptó gustoso esa misión y antes de partir a Tabasco, lugar conocido como El Edén, adelantó que, sin contraponer el Estado laico, convocará a mujeres y hombres de buena voluntad para la elaboración de un Código moral, así como la Constitución política, que promueva valores. “No sólo queremos promover bienestar material, sino también el bienestar del alma”, dijo el tabasqueño, quien fue despedido entre aplausos y serpentina púrpura, el color usado por religiones y ministerios cristianas. POR DIANA MARTÍNEZ