Con 122 años tiene fuerzas para trabajar

don manuel garcía hernández festejó con un pay ser el mexicano con más edad del país y el mundo

CIUDAD JUÁREZ. Con un pastel de queso, rodeado de sus bisnietas y nietos, don Manuel García Hernández celebró esta Navidad sus 122 años de edad, en Ciudad Juárez.

“Me siento contento, porque estoy bien, no me duele nada… A veces se me va el hambre, antes comía mucho”, aseguró quien es considerado el hombre más longevo de México, y quizá del mundo.

De acuerdo con su acta de nacimiento de Veracruz, García Hernández nació el 24 de diciembre de 1896, en Martínez de la Torre, Veracruz, pero a su familia no le interesa registrarlo en el libro Guinness World Records, donde aparece el japonés Masazou Nonaka, de 113 años, que nació el 25 de julio de 1905. Don Manuel disfruta platicar las historias de su vida, recordar su niñez y juventud y cuidar a sus gallinas, pero a sus 122 años lamenta no poder trabajar como siempre lo hizo.   [caption id="attachment_432482" align="aligncenter" width="800"] "Me siento contento, porque estoy bien, no me duele nada. A veces se me va el hambre”. Foto: Hérika Martínez Prado / El Heraldo de México.[/caption]   Dice que desde los nueve años trabajó en el campo, mientras su papá hacía terrones de azúcar para vender. “De joven trabajé lazando toros, caballos… y ahora ya no puedo montar a caballo, si el caballo se espanta me tira; ya no tengo fuerzas en las piernas”, lamenta quien perdió un dedo con una reata al tratar de lazar un toro. A los 45 años se casó con Rosa Medino Medino, que tenía 13 años. Ella murió hace ocho años en Veracruz, por lo que sus hijos lo trajeron a Ciudad Juárez, donde viven tres de ellos. El día de su cumpleaños, la tarde fue cálida, por lo que aprovechó el sol para cuidar sus gallinas y dormir un poco mientras escuchaba música en la radio y sus hijos y nietos preparaban la cena de Noche Buena y el festejo de su cumpleaños.   [caption id="attachment_432452" align="aligncenter" width="392"] Manuel García Hernández celebró esta Navidad sus 122 años de edad, en Ciudad Juárez.[/caption]   Después de comer pavo, como se acostumbra en el norte cada 24 de diciembre, don Manuel celebró con un pay de queso que preparó su hija. La mañana siguiente, el festejo siguió para don Manuel, quien comió tamales que le llevó uno de sus hijos y luego, mientras sus bisnietas jugaban con los regalos que trajo Santa Claus, compartió su pastel de queso con El Heraldo de México.

“Estoy contenta porque todavía lo tenemos aquí”, dijo Tomasa, una de sus hijas.

Con una operación de cataratas y neumonía cada invierno, asegura sentirse fuerte, pero a veces cansado.  

“Comer bien, frijoles y vitaminas”, es su secreto para vivir bien, aseguró.

  POR HERIKA MARTÍNEZ PRADO jrr    

Compartir