Haz tu denuncia aquí

Caravana migrante: anhelos en proceso

eu es el destino, pero las necesidades y afanes para lograrlo son diferentes para los migrantes albergados en la cdmx

NACIONAL

·
La violencia, la necesidad, la discriminación y el anhelo de superarse han empujado a migrantes centroamericanos a caminar México en busca de llegar a Estados Unidos. Valentino, miembro de la comunidad LGBTTTI, deambula en las inmediaciones del Estadio Jesús Martínez Palillo, cuando un par de hombres le chiflan y se tocan sus genitales. “Es cosa de todos los días”, dice. Sin avisar en casa que se iba, se unió a la caravana migrante hace casi un mes con la intención de llegar a Nueva York y completar su transformación física y sexual, así como dejar atrás la discriminación que padece.
“Quiero llegar a Estados Unidos y trabajar, ser libre. Continuar con mi transición y estudiar inglés e idiomas”.
[caption id="attachment_399555" align="aligncenter" width="800"] Valentino recibe a diario insultos de los propios migrantes. Foto: Carlos Navarro / El Heraldo de México.[/caption] Y da las razones su partida de El Salvador: “la discriminación que hay y la falta de empleo, más que todo por discriminación”. Durante su andar en la caravana migrante, lamenta, han sido amenazados, por lo que miembros de la comunidad LGBTTTI se han unido. “Todo el tiempo, a cada rato (discriminan)”, subraya. Uno de ellos recibió dinero de una persona y los heteros, refiere, se fueron encima y se lo quitaron.
“Quisieron pegarnos a todas y nos dijeron que nos iban a matar, por eso andamos con miedo, en la misma caravana”, detalla.
No descarta la opción de quedarse en México, espera que avancen pronto y sin incidente alguno. Hace seis meses, una moto lo atropelló en su natal Guatemala, acto que le provocó la pérdida de su empleo y la nula movilidad de su pierna izquierda. Sin ingreso alguno y con muletas bajo las axilas, se unió a la caravana hace más de un mes con la intención de conseguir asilo en EU, obtener atención médica para su tibia y peroné.
“Así no puedo trabajar (lastimado). Decidí abandonar mi país para conseguir una vida mejor, si llego, lo primero que quiero hacer es que me atiendan.
“Hay muchos maras, mucha delincuencia, mucha extorsión. Le cobran a uno lo que gana”, explica Ramiro Granados, de 42 años. Por falta de recursos no se ha podido atender la pierna izquierda, que luce como una V entre la rodilla y el tobillo.
“Camino a ratos. Me suben en carro, me cargan. Han sido muy difícil, porque el frío es insoportable y me duele mucho”.
  [caption id="attachment_399621" align="aligncenter" width="800"] Por segundo día consecutivo, miles de migrantes hondureños pertenecientes a la Caravana Migrante continuan resguardándose en las inmediaciones del estadio Jesús Martínez “Palillo”.
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM[/caption]   En los centros de atención médica del Palillo no consiguió otras muletas, pues las suyas ya no dan para seguir. Con cintas y mecates fueron amarradas, porque los tornillos que unían la estructura de metal quedaron en el camino; la almohadilla para apoyo axilar ya no está y las gomas de la empuñadura fueron cambiadas por vendas deshilachadas, así como la goma de apoyo. A pesar de la adversidad, Ramiro seguirá su andar.  
POR CARLOS NAVARRO jrr  

Temas