Haz tu denuncia aquí

Vacían la casa de transición

en la casona se detalló el plan que amlo pondrá en marcha a partir del sábado

NACIONAL

·
La casa de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, comenzó a vaciarse. Ayer, un camión de mudanza llegó a Chihuahua 216, colonia Roma, para llevarse muebles de oficina, regalos y documentos que estarán en Palacio Nacional y en la casa particular del tabasqueño, al sur de la CDMX. Fueron cinco meses de intenso ajetreo dentro y fuera de esta casona que sirvió para que el Presidente electo detallara, junto con sus principales colaboradores, el plan de gobierno que pondrá en marcha a partir de este sábado. El inmueble, que sirvió para instalar la oficina de Atención Ciudadana y a la que todos los días llegaban centenares de personas con peticiones, también sirvió para que se hicieran recepciones diplomáticas con delegaciones extranjeras, como los funcionarios de alto nivel enviados por el presidente de EU, Donald Trump. Fue una oficina que experimentó manifestaciones de distinta índole. Desde el ciudadano que iba a pedir trabajo o a entregar una carta de felicitaciones al tabasqueño, hasta quien llegó en una ambulancia -postrado en una camilla- para exigir justicia. También hubo manifestaciones sui generis como la petición de Cuco Leyva, quien pidió al tabasqueño investigar la “verdadera muerte” de Pedro Infante. Su reclamó llamó la atención, porque la hizo con bocina y micrófono en mano imitando -con un amplio repertorio musical- al Ídolo del Pueblo. López Obrador desde antes de que iniciara su tercera campaña presidencial rentó, a nombre de Morena, este inmueble y pagó por su uso 2 millones 412 mil 800 pesos, a la empresa Real Estate Company SA de CV. Esta cantidad equivale al pago anticipado de 16 meses de renta, es decir, el inmueble de la calle de Chihuahua costó 130 mil pesos mensuales y el contrato concluye el 31 de diciembre de 2018. Además, se pagó un depósito de 452 mil 400 pesos, dinero que será rembolsado al finalizar este contrato. A lo largo de este periodo de transición, los vecinos vivieron aglomeraciones y en muchas ocasiones se quejaron con el equipo de López Obrador por la basura que dejaban los visitantes o por los desperfectos que se hacían en las jardineras de las casas habitación. Sin embargo, los que sí vivieron momentos boyantes fueron los negocios cercanos a la oficina de López Obrador, como los restaurantes que lucían llenos de comensales que iban a la “calle de la transformación”, como se le bautizó a la esquina de Monterrey y Chihuahua.  
FRANCISCO NIETO Y RICARDO ORTIZ jrr