Segundo intento de AMLO

  A finales de 2012, cuando Morena se convertía en partido político, Andrés Manuel López Obrador se sinceró en público y reconoció que en su segunda campaña presidencial hizo todo lo que estaba a su alcance para ganar, pero sus adversarios, “los que realmente mandan en el país”, es decir, “la mafia del poder, integrada por 30 empresarios y políticos corruptos”, encumbraron en la Presidencia, con la compra del voto, al mexiquense Enrique Peña Nieto.   Era la presentación de su libro No decir adiós a la esperanza y en esa ocasión calificó su segunda campaña rumbo a la Presidencia como “exitosa” y hasta recalcó que, a diferencia de 2006, participó en todos los debates y cometió el mínimo de errores.   Sin embargo, y pese a que sí fue una campaña distinta, pues usó por primera vez el concepto de “amor” y hasta propuso la instauración de una República Amorosa, nunca fue el favorito en las distintas encuestas que lo ponían en segundo y hasta en un lejano tercer lugar, situación que contrastaba con la alta aceptación que tuvo en 2006.   [caption id="attachment_415398" align="aligncenter" width="800"] MÉXICO, 26JUNIO2012.- Miles de Personas asistieron al Zócalo Capitalino donde Andrés Manuel Lopez Obrador, Candidato a la presidencia de la república, realizó su cierre de Campaña.
FOTO: ENRIQUE ORDÓÑEZ /CUARTOSCURO.COM[/caption]   En ese segundo intento rumbo a Los Pinos, no pensaba convertirlos en un centro cultural, el tabasqueño enfrentó a un popular Peña Nieto, quien dejaba la gubernatura del Estado de México con alta proyección mediática. También competía con la candidata panista Josefina Vázquez Mota, quien no era la preferida del entonces presidente Felipe Calderón, pero sí de un sector del panismo y de la Iniciativa Privada (IP). A diferencia de 2006, el candidato presidencial del PRD, PT y Movimiento Ciudadano moldeó en 2012 parte de su discurso, aunque siguió despotricando contra sus principales adversarios, como al propio candidato Peña Nieto y a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari y Felipe Calderón.   Fue una segunda campaña con promesas y propuestas muy parecidas a las de 2018: combatir la corrupción y acabar con los privilegios de los altos funcionarios públicos para ahorrar 600 mil millones de pesos del Presupuesto. Con esos recursos liberados, según los planes del tabasqueño, se impulsaría el desarrollo del país.   Ése fue hace seis años, y en esta tercera campaña, eje rector de su propuesta. A este plan de acabar con la corrupción, añadió los “fundamentos para una República Amorosa”, donde explicaba que la decadencia que se padece, se debe a la falta de oportunidades de empleo, estudio y otros satisfactores básicos, pero también por la pérdida de valores culturales, morales y espirituales.   La “república amorosa” se sustentaba en tres preceptos: la honestidad, la justicia y el amor, en el primero y en el segundo caso para mejorar las condiciones de vida de los mexicanos y en el tercero para obtener felicidad. Esta idea fue evolucionando a la Constitución Moral, propuesta de esta última campaña. También, a diferencia de 2018, esta segunda campaña tuvo el respaldo del sol azteca y de los jefes de las tribus, con los que rompió cuando estos perredistas concretaron en diciembre de 2012, con el gobierno de Peña Nieto, el Pacto por México.   [caption id="attachment_415399" align="aligncenter" width="800"] PUEBLA, PUEBLA, 25FEBRERO2012.- Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia de la república, acudió como orador a la Reunión Internacional del Club Rotario que se celebra en la ciudad de Puebla. FOTO: HILDA RÍOS/CUARTOSCURO.COM[/caption]  

PROTAGONISTAS

  López Obrador sabía, aunque no lo decía en público, de la desventaja que tenía respecto a Peña Nieto, por ello en todas las plazas públicas pedía a que cada uno de sus seguidores convenciera a otros cinco para lograr el triunfo electoral. Los llamaba protagonistas del cambio verdadero. Además, López Obrador tuvo a su favor el activismo que el movimiento estudiantil #YoSoy132 hizo en contra del candidato Peña. Aún así el ex jefe Gobierno capitalino no remontó. Peña Nieto obtuvo 19 millones 219 mil 919 votos, que representaron 38.21 por ciento de la votación estimada. Eso representó una distancia de 6.62 por ciento, respecto al segundo lugar que fue López Obrador, quien obtuvo 15 millones 891 mil 107 sufragios.   POR FRANCISCO NIETO Jrr  

Compartir