Haz tu denuncia aquí

La eterna fuga en La Merced

locatarios indicaron que el problema lleva años; desconocen dónde surge

NACIONAL

·
En medio de la suspensión de abasto de agua en la Ciudad de México, una fuga agobia a los locatarios del paso a desnivel que conecta las dos naves del mercado de La Merced. Más de una década, ocho años, para otros son sólo meses, los trabajadores de ese centro de comercio recuerdan esta imperfección a raíz de que han sido afectados. Los locatarios han reportado esta falla a la autoridades capitalinas, sin que obtengan respuesta a su demanda. “Esa agua viene de arriba, de donde se quemó el mercado, hay un hoyo abajo y sale el agua, son tuberías rotas. La hemos reportado y es agua limpia. Viene a dar a mi puesto. A veces cae a borbotones. Tiene cerca de nueve años”, afirmó César Marín, quien es responsable de un local en este desnivel. En un recorrido por su local, se apreció que había encharcamientos y un hilo de agua corría por ahí; justificó que por el corte de agua no se ve la dimensión real del problema. Leticia Serrano, encarga de un local donde venden recipientes de plásticos, explicó que ellos tienen un año con esta situación que, incluso, ha echado a perder la mercancía. “El agua se ve limpia. La sacamos con cubetas y a la media hora ya está lleno”, detalló. La comerciante señaló que, en su caso, esta situación inició hace un año. También se pudieron observar charcos en su establecimiento; la mercancía se ha visto afectada por esta situación. Un vendedor de productos de madera explicó que lleva ahí 30 años, mismo que ha visto dicho problema, por lo que instala tarimas para tener en alto su mercancía y evitar pérdidas. El encargado del negocio comentó que diversas autoridades han acudido al punto para dar cuenta de lo que ocurre, sin embargo la situación se mantiene igual. Aunque para José, quien atiende el local 14, donde vende artesanías como canastas de mimbre, molcajetes o huacales, esta situación no se debe a una fuga de agua potable en esa zona, sino a la filtración de las lluvias. POR CARLOS NAVARRO